Mundo

Obama llama a la unidad en la transición

En su adiós el mandatario, Barack Obama, infundió ánimo a los demócratas con gran oratoria. Esta generación que viene sabe que el cambio es nuestra identidad, no algo que temer”.
AFP7Agencias 
10 enero 2017 22:45 Última actualización 11 enero 2017 5:0
Obama derramó algunas lágrimas durante su discurso de despedida. (AP)

Obama derramó lágrimas durante su discurso de despedida. (AP)

WASHINGTON.- El presidente estadounidense, Barack Obama, cerró ayer en Chicago, el lugar donde se inició como político y activista, el libro de sus dos mandatos con un llamado a la unidad y la participación popular en los cambios sociales, para levantar el ánimo de sus seguidores golpeados por la victoria del republicano Donald Trump, quien lo sustituirá en la Casa Blanca a partir del 20 de enero.

El primer mandatario afroamericano en la historia de Estados Unidos inició su histórico discurso haciendo referencia a su experiencia personal de joven abogado y profesor. “Es aquí donde aprendí que los cambios solamente ocurren cuando la gente común participa, se compromete y se une para pedirlo”, afirmó Obama, quien destacó que la Unión Americana es hoy más fuerte que hace ocho años, cuando asumió el poder.

Aunque aseguró que la sociedad había mejorado las relaciones raciales, admitió que el tema sigue siendo una “fuerza divisiva” entre los estadounidenses.

licitaciones
barak

En medio de los aplausos y gritos de ¡cuatro años más!, ¡cuatro años más!, Obama advirtió que la renovación de la democracia requiere de un sentido de solidaridad en el que todos los estadounidenses se sientan identificados como un solo ciudadano.

“Nuestro país no se vio debilitado por la presencia de inmigrantes, los inmigrantes aman a nuestro país como nosotros y nuestra democracia no funcionará si todo el mundo no tiene las mismas oportunidades económicas, hay que trabajar más por los niños migrantes porque ellos van a representar cada vez una mayor parte de nuestra fuerza laboral”, añadió el mandatario, quien se comprometió a hacer que la transición de gobierno que heredará a Trump sea tan fluida como fue la del presidente Bush para él, hace ocho años.

“Estemos alerta, pero no tengamos miedo”, dijo Obama sobre el Estado Islámico (EI), que “intentará matar a más inocentes”, y agregó que rivales como China o Rusia, “no pueden igualar nuestra influencia en el mundo, a menos que renunciemos a nuestros valores y nos convirtamos en otro país gigante que se dedica a acosar a nuestros vecinos más pequeños”.

Al mencionar sólo una vez a su sucesor, Obama advirtió además que negar el cambio climático –como lo ha hecho Trump-, es “traicionar a futuras generaciones”.

Antes de cerrar su discurso y con lágrimas en los ojos, el presidente alentó a los estadounidenses a ser políticamente activos y salirse de las redes sociales para actuar en el mundo real y defender la democracia como verdaderos ciudadanos. “Les pido lo mismo que hace ocho años, que confíen, que tengan fe, que crean no en mi capacidad para cambiar sino en la de ustedes, ¡sí se puede!”, finalizó Obama.

Una mayoría de amó, una minoría de odió, pero nadie pudo ignorarte. Por tus ideas socialistas seguiremos luchando.

El cambio. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, designó a la Ministra de Comercio Internacional, Chrystia Freeland, como nueva canciller a pocos días de que Donald Trump asuma la presidencia de EU.

Pipa de la paz. Ayer en una reunión entre líderes hispanos y el equipo de transición de Trump, éste les mando un mensaje en el que les dijo: “La guerra ha terminado”, tras llamarlos a trabajar juntos.

El ataque. El presidente electo, Donald Trump denunció una “cacería de brujas”, luego de que el FBI reveló ayer que el gobierno de Rusia tiene información comprometedora que puede utilizar en su contra.