Mundo

Obama evitará que 5 millones sean deportados

Padres sin papeles con hijos nacidos en Estados Unidos podrán
permanecer en el país; además, se ampliará la protección que ya existe para jóvenes indocumentados que llegaron al país cuando eran niños, conocida como Acción Diferida.
Agencias
13 noviembre 2014 20:13 Última actualización 14 noviembre 2014 5:0
Obama dijo que prohibir los vuelos hacia los países podría hacer que las personas eludieran los controles para detectar el ébola.

El presidente estadounidense, Barack Obama, evitará que sean deportados alrededor de cinco millones de personas. (Reuters)

El presidente Barack Obama planea anunciar la próxima semana un plan para modernizar la política migratoria de Estados Unidos mediante una acción ejecutiva que incluye la suspensión de las deportaciones de millones de migrantes indocumentados, según informaron medios estadounidenses como Fox News y The New York Times.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, confirmó la información al asegurar que el mandatario “está a punto de tomar una decisión final” al respecto, aunque dijo que todavía no decide cuándo ni qué medidas tomará de las recomendaciones que le harán a su regreso de Australia, el domingo, los funcionarios de su gobierno con quienes ha estado discutiendo el tema.

“El presidente aún no ha tomado una decisión respecto al momento exacto en que hará un anuncio sobre la acción ejecutiva para reparar nuestro fallido sistema inmigratorio, pero sigue comprometido a tomar una medida antes de fin de este año”, dijo.

Según los medios estadounidenses, que citaron fuentes cercanas a la Casa Blanca, el plan de Obama contempla 10 partes, incluida la ampliación de la protección que ya existe para jóvenes indocumentados que llegaron al país cuando eran niños, conocida como Acción Diferida, así como a los padres de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales, lo que permitiría que entre 4.5 y cinco millones de indocumentados con niños nacidos en Estados Unidos permanezcan en el país.

Otras partes del plan contemplarían el fortalecimiento de la seguridad fronteriza y el aumento de sueldo para los funcionarios de inmigración.

Luego del descalabro que sufrió en las elecciones legislativas del 4 de noviembre, en las que los republicanos le arrebataron el Senado a los demócratas, el presidente Obama advirtió a los líderes del Congreso el viernes pasado, que estaba comprometido a usar poderes ejecutivos para aliviar algunas restricciones a los migrantes indocumentados debido a que los republicanos en la Cámara Alta se han rehusado a presentar un proyecto de ley al respecto.

Cualquier medida unilateral generará la ira de los republicanos quienes han amenazado con bloquear la aprobación de fondos para el funcionamiento del gobierno y la “amnistía ilegal”, que según ellos, el mandatario pretende llevar a cabo con la orden ejecutiva.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano, John Boehner, reiteró ayer que el responsable en la Casa Blanca está “jugando con fuego” y que cualquier acción unilateral que adopte anulará la posibilidad de aprobar una reforma migratoria en el Congreso, además de “poner en peligro” el consenso bipartidista en otros asuntos, aunque una treintena de legisladores de ambos partidos en la Cámara Alta pidió al mandatario el ejercicio de su autoridad ejecutiva de manera rápida, amplia y audaz para dar alivio a los indocumentados

LOS NIÑOS ESTÁN BIEN

El gobierno de Obama defendió ayer ante el Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura (CAT) el trato que da a unos 68 mil niños migrantes que han llegado solos a Estados Unidos, muchos de los cuales son llevados a centros de detención. “Están en lugares sanos y seguros en donde se garantiza su asistencia, mientras se realiza su registro”, dijo la delegación estadunidense, liderada por el subsecretario para Derechos Humanos, Tom Malinowski.