Mundo

Obama busca opciones al cierre de Guantánamo

12 febrero 2014 4:40 Última actualización 02 mayo 2013 8:41

 [Reuters] Un tercio de los presos está en huelga de hambre en protesta por detención indefinida y las condiciones de la prisión.


 
AP
 
 
Washington.- Aunque el presidente Barack Obama volvió a prometer el cierre de la prisión de Guantánamo, persiste la resistencia del Congreso a la medida, por lo que la Casa Blanca podría buscar otros pasos más pequeños, como transferir a algunos sospechosos de terrorismo al extranjero.
 
 
El cierre de la prisión de la base naval de Estados Unidos en Cuba es un objetivo infructuoso del presidente desde que asumió el cargo. En su primera semana, Obama firmó una orden ejecutiva para su cierre, pero el Congreso ha utilizado su poder sobre el presupuesto a fin de evitar que los detenidos sean trasladados a territorio continental estadounidense.
 
 
Actualmente, un centenar de los 166 presos está en huelga de hambre en protesta por detención indefinida y las condiciones de la prisión. Obama ha prometido un nuevo esfuerzo ante el Congreso y ha ordenado una revisión de las opciones que tiene su gobierno.
 
 
La Casa Blanca admitió que su promesa de revisar los casos de los prisioneros no fue aplicada con suficiente rapidez y que actualmente considera la reasignación de un alto funcionario en el Departamento de Estado a fin de que aborde las transferencias fuera de la prisión.
 
 
La prisión de Guantánamo descendió en el programa de prioridades del presidente, que prometió cerrarla durante su campaña electoral hace un lustro, pero ha transferido unos cuantos prisioneros en años recientes.
 
 
La situación en el centro de detención es tensa, pues 23 presos que corren peligro de inanición ahora son alimentados por la fuerza con sondas nasales. Personal médico, formado por unos 40 miembros, llegará este fin de semana para ayudar a resolver la huelga, que no parece cerca de concluir.
 
 
Aunque la comunidad mundial ha presionado para que Estados Unidos cierre Guantánamo, buena parte del público estadounidense y sus representantes en el Congreso se han opuesto a que se saque a los sospechosos de terrorismo de su actual aislamiento.
 
 
El senador republicano Lindsey Graham, de Carolina del Sur, uno de los legisladores que encabeza la oposición al cierre de Guantánamo, respondió a las declaraciones de Obama citando un reporte del propio gobierno federal.
 
 
El informe señala que se sospecha o se ha confirmado que un 28% de los 600 detenidos puestos en libertad se integró después a la actividad miliciana.