Mundo

Obama anuncia medidas para reinserción
de exconvictos

Agencias federales de contratación no les solicitarán carta de antecedentes penales; otorgarán becas a los exconvictos para capacitarse en nuevas tecnologías. 
Agencias
02 noviembre 2015 20:22 Última actualización 03 noviembre 2015 5:0
Baracj Obama en la Oficna Oval, antes de viajar a Nueva Jersey. (Reuters)

Baracj Obama en la Oficna Oval, antes de viajar a Nueva Jersey. (Reuters)

WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció ayer una serie de medidas para ayudar a la reintegración de exconvictos mediante becas para estudios, oportunidades de formación profesional en el sector de nuevas tecnologías, además de vivienda subsidiada.

“Podemos ayudar a quienes han cumplido su condena y se han ganado una segunda oportunidad para que obtengan el apoyo que necesitan y se conviertan en miembros productivos de la sociedad”, dijo Obama en Newark, Nueva Jersey, donde visitó un centro de rehabilitación para drogadictos.

Entre las iniciativas anunciadas por el mandatario destacan un programa de becas de 8 millones de dólares para promover la educación entre los exconvictos, así como un proyecto de formación profesional y empleo que ya han puesto en práctica 30 entidades locales del país.

Ahora los expresos podrán participar en este programa formativo de nuevas tecnologías en cinco ciudades, como New Orleans (Louisiana), Memphis (Tennessee) o Washington, donde se enseñará nuevas habilidades de desarrollo tecnológico a 200 exreos para luego ayudarles a entrar en el mercado de trabajo. Las agencias de contratación federal retirarán la revisión de antecedentes penales cuando estén evaluando a un solicitante de empleo.

LIBERACIÓN MASIVA

El anuncio se dio a conocer luego de que el fin de semana unos seis mil reos salieron de las prisiones federales en lo que se considera la liberación masiva más grande que se haya realizado en tiempo recientes en Estados Unidos, de éstos una cuarta parte fueron entregados a las autoridades de inmigración para su deportación, el resto regresó a sus comunidades donde tendrán que sobrevivir con un récord criminal en sus espaldas.

Esta liberación temprana -que continuará en los próximos años beneficiando a unos 40 mil presos en promedio- es resultado de una decisión de la Comisión de Sentencias para reducir en un 18 por ciento las condenas a ofensores no violentos por delitos relacionados con drogas.

Según el Departamento de Justicia, entre 60 y 75 por ciento de los exconvictos no pueden encontrar un empleo en el primer año después de haber salido de la cárcel, lo que representa un gran impedimento para reincorporarse a la sociedad.

Los estudios indican además que la existencia de un récord criminal reduce el interés de un empleador en el solicitante en un 50 por ciento y que cuando un afroamericano y un blanco ambos tienen récord, se inclinan por el blanco.