Mundo

Nueva ola de protestas aqueja a Grecia

10 febrero 2014 5:23 Última actualización 16 julio 2013 10:0

[Reuters] 


 
 
Notimex
 
 
 
Atenas.-   Los servicios ferroviarios quedaron interrumpidos y los hospitales funcionaron con personal de emergencia ante una nueva ola de protestas en Grecia por los planes gubernamentales de despedir a miles de empleados del sector público.
 
De acuerdo con las autoridades griegas, Atenas debe reformar y reducir su servicios públicos para recibir más fondos del rescate de los prestamistas internacionales. Sin embargo, el último plan de reducción de puestos de trabajo ha generado indignación entre el pueblo griego, que afronta un índice de desempleo de casi el 27%.
 
Se espera que más de una semana de manifestaciones por parte de funcionarios municipales culminen en una marcha ante el parlamento en la capital. Recolectores de basura, conductores de autobús, empleados bancarios y periodistas están entre los grupos que se sumarán a la protesta.
 
"Continuamos nuestra lucha para poner fin a las políticas que aniquilan a los trabajadores y llevan a la economía a una recesión aún mayor", dijo el sindicato del sector privado GSEE, que convocó la protesta junto con el sindicato del sector público ADEDY.
 
"Nos levantaremos frente a quienes, con elecciones equivocadas y paralizantes, han llevado al pueblo griego a la pobreza y la desesperación", sentenció.
 
Los vuelos a Atenas se verán afectados ante los bloqueos solidarios de 4 horas convocados por los sindicatos de aviación civil.
 
El transporte de la ciudad también sufrió los paros. De igual forma, las oficinas fiscales y de servicios municipales permanecieron cerradas. 
 
Representando a unos 2.5 millones de trabajadores, los dos sindicatos han sacado a los trabajadores a las calles repetidamente desde que Grecia cayó en la crisis de deuda a fines de 2009.
 
Estos últimos paros coinciden con una votación parlamentaria que se realizará el miércoles sobre las reformas acordadas por Atenas con los prestamistas de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional como condición para una ayuda de 6,800 millones de euros (8.900 millones de dólares).
 
Entre las medidas incluidas figuran recortes de puestos para profesores, policías municipales y puestos en el gobierno local.
 
El jueves, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schauble, visitará Atenas, razón por la que se espera una nueva racha de protestas de ciudadanos que culpan a Alemania de las políticas de austeridad que han llevado a reducciones salariales y elevado desempleo.