Mundo

No hay pruebas de que Corea del Norte haya atacado a Sony: China

Los que perpetraron el ataque informático dijeron estar indignados por una comedia de Sony sobre el asesinato ficticio del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un.
Reuters
22 diciembre 2014 8:2 Última actualización 22 diciembre 2014 8:2
Washington culpó a Corea del Norte por el hackeo a Sony Pictures Entertainment. (Bloomberg)

Washington culpó a Corea del Norte por el hackeo a Sony Pictures Entertainment. (Bloomberg)

PEKÍN/WASHINGTON. - China se opone a todas las formas de ataques informáticos, pero agregó que no existen pruebas de que Corea del Norte haya sido responsable por el ciberataque contra Sony Pictures, como ha dicho Estados Unidos.

Corea del Norte negó tener responsabilidad en el incidente y prometió que responderá a cualquier represalia de Estados Unidos, con amenazas a la Casa Blanca y al Pentágono.

Los que perpetraron el ataque informático dijeron estar indignados por una comedia de Sony sobre el asesinato ficticio del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un.


El ataque informático y las amenazas posteriores de violencia contra salas de cine llevaron a Sony a cancelar el estreno de la comedia "The Interview", cuyo estreno estaba programado para la temporada de fiestas de fin de año.

China no hizo referencias a llamados de Estados Unidos por una acción conjunta con Pekín y otros actores para contrarrestar ciberataques similares.

"Antes de llegar a cualquier conclusión debe haber un reporte completo de los hechos y fundamentos", dijo la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying.

"China lo manejará en concordancia con leyes internacionales y chinas relevantes de acuerdo a los hechos", agregó.

La funcionaria dijo que el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, "reafirmó la posición relevante de China, destacando que China se opone a todas las formas de ataques cibernéticos y al terrorismo cibernético" en una conversación que sostuvo el domingo con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

China es el único aliado importante de Corea del Norte y sería fundamental en cualquier esfuerzo de Estados Unidos para tomar medidas contra el Estado aislado.

Pero Estados Unidos también ha acusado a China de espionaje cibernético en el pasado y un funcionario estadounidense dijo que el ataque a Sony podría haber utilizado servidores chinos para ocultar su origen.

Corea del Sur, que aún está técnicamente en guerra con Corea del Norte, dijo el lunes que los sistemas informáticos de su operador de plantas nucleares habían sido infiltrados y que datos no críticos fueron robados, pero que no había ningún riesgo para las instalaciones nucleares o reactores.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y sus asesores están sopesando cómo castigar a Corea del Norte después de que el FBI concluyó el viernes que Pyongyang fue responsable del ataque contra Sony.

Es la primera vez que Estados Unidos acusa directamente a otro país de un ciberataque de ese nivel en su territorio y abre la posibilidad de una nueva confrontación entre los antiguos enemigos Washington y Pyongyang.

PYONGYANG DESAFIANTE

La agencia estatal de noticias de Corea del Norte dijo que las autoridades del país no saben quién perpetró el ataque informático contra Sony Pictures, el estudio de Hollywood del gigante japonés Sony.

"No sabemos quiénes son (los piratas informáticos) o dónde están, pero sin duda podemos decir que son partidarios y simpatizantes de la RPDC (República Popular Democrática de Corea, el nombre oficial de Corea del Norte)", dijo la agencia oficial de noticias norcoreana KCNA.

"Adoptaremos audazmente nuestra neutralización contra la Casa Blanca, el Pentágono y todo el territorio continental de Estados Unidos, la cloaca de terrorismo, sobrepasando con creces la 'neutralización simétrica' declarada por Obama", agregó.

Japón, uno de los aliados más cercanos de Washington en Asia, dijo que condenaba enérgicamente el ataque contra Sony Pictures, pero también se abstuvo de culpar a Corea del Norte.

"Japón mantiene un contacto estrecho con Estados Unidos y respalda su manejo del caso", dijo en una conferencia de prensa el jefe de Gabinete japonés, Yoshihide Suga.

En tanto, Obama puso el ataque informático en el contexto de un delito.

"No, no me parece que haya sido un acto de guerra", dijo Obama en el programa de televisión "State of the Union with Candy Crowley" de la cadena CNN, que fue grabado el viernes y emitido el domingo.

"Creo que fue un acto de vandalismo informático que fue muy costoso, muy caro. Lo tomamos muy seriamente. Responderemos en forma proporcional", agregó.

Todas las notas MUNDO
"Dreamer" responderá en español a discurso de Trump en el Congreso
Senado de EU confirma a Wilbur Ross como secretario de Comercio
Trump analiza plan del Pentágono para luchar contra ISIS
George W. Bush critica los ataques de Trump contra la prensa
Trump propone aumento de 54 mil mdd en presupuesto militar
EU dice decreto de Trump no socavará acuerdos de transferencias de datos con UE
OMS urge a hallar nuevos antibióticos para 12 'superbacterias'
Asesinato de Kim Jong- nam fue organizado por ministerios norcoreanos: Corea del Sur
UE endurece sanciones a Corea del Norte tras prueba nuclear
Beijing envía a diplomático de alto rango ante Trump
Ellos son los que han salido del equipo de Trump... hasta ahora
Neoyorquinos marchan para apoyar a la prensa en EU
Trump no asistirá a cena de corresponsales en la Casa Blanca
Bilden retira candidatura para secretario de Marina de EU
Presupuesto de Trump no contempla recortes a beneficios: Mnuchin
EU prohíbe el ingreso de un sirio nominado al Oscar
Prostitución, la vida de los niños inmigrantes en Serbia
Conservadores y socialdemócratas empatados en elecciones en Alemania
Incendio en China deja 10 muertos
Un auto arremete contra peatones en Alemania
Tom Perez, nuevo líder de los demócratas en EU
La fiesta más antigua de Río entra en su apogeo
New York Times emitirá comercial contra el veto a periodistas
Congresista de EU pide fiscal especial para investigar a Rusia
La relación que quiere Trump con Rusia