Mundo

No hay otra alternativa que celebrar elecciones en Cataluña: Rajoy

El actual presidente del gobierno catalán no ha podido conseguir el apoyo para ser envestido por desacuerdos entre los partidos secesionistas vencedores. Si no se elige un nuevo candidato antes del sábado habrá nuevas elecciones regionales.
Reuters
05 enero 2016 7:41 Última actualización 05 enero 2016 7:44
Mariano Rajoy

(Reuters)

MADRID.- El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, dijo que no ve otra salida que celebrar nuevas elecciones en Cataluña, después de que el bloque independentista de la región se fracturó en su debate sobre si apoya a Artur Mas como líder del nuevo Ejecutivo.

Cataluña ha sido incapaz de formar gobierno desde los comicios de septiembre por desacuerdos entre los partidos secesionistas vencedores. Si no se elige un nuevo candidato antes del sábado, se convocarán automáticamente nuevas elecciones regionales.

La imposibilidad de formar un gobierno catalán se asemeja al estancamiento político que sufre España a nivel nacional tras el incierto resultado de los comicios del 20 de diciembre y aumenta la posibilidad de que los españoles vuelvan a las urnas en 2016.

"No sé lo que se podrá hacer en el plazo de cinco días (...) yo creo que en este momento lo mejor era que el señor Mas abandonase sus planteamientos independentistas. Creo que eso no va a ser posible y yo, que soy contrario a que se produzcan elecciones cada media hora, creo que lo segundo mejor sería que se celebrasen elecciones", dijo Rajoy en una entrevista radial.

Los infructuosos intentos de elegir presidente en Cataluña dañaron a un movimiento separatista que en su punto álgido congregó a un millón de personas en las calles de Barcelona, al tiempo que puso en evidencia las divisiones de sus seguidores.

La perspectiva de nuevas elecciones en Cataluña aumenta la probabilidad de repetir los comicios nacionales, ya que la disminución de la amenaza de un gobierno catalán secesionista fuerte podría reducir la presión sobre el Partido Popular (PP) de Rajoy y la oposición socialista para formar una gran coalición que haga frente a un Ejecutivo catalán separatista.