Mundo

“No dejaremos el poder”, dicen los chavistas

Las protestas que se realizan contra el Tribunal Supremo de Justicia siguen el mismo patrón que la marcha del 11 de abril de 2002, que terminó con la masacre de al menos 19 personas y con la salida de Chávez del poder. 
Corresponsal Lissette Cardona 
11 abril 2017 21:45 Última actualización 12 abril 2017 5:0
Los seguidores del presidente, Nicolás Maduro, marcharon hasta el Puente Llaguno, en el centro de Caracas.

Los seguidores del presidente, Nicolás Maduro, marcharon hasta el Puente Llaguno, en el centro de Caracas.

CARACAS.- Ayer se cumplieron 15 años del golpe de Estado contra el expresidente venezolano Hugo Chávez. La fecha fue usada por el chavismo para asegurar que no dejarán el poder, además de exigir castigo para quienes protestan contra el presidente Nicolás Maduro.

Para el chavismo las protestas que se han realizado contra el Tribunal Supremo de Justicia siguen el mismo patrón que la marcha del 11 de abril de 2002, que terminó con la masacre de al menos 19 personas y con la salida de Chávez del poder, luego de que el entonces ministro de la Defensa, Lucas Rincón Morales, asegurara que el mandatario había renunciado.

El acto central en el Puente Llaguno, en el centro de Caracas, donde cayó la mayor parte de las víctimas de hace 15 años, fue presidido por líderes gubernamentales como el ministro de Educación, Elías Jaua, quien aseguró que la protestas están “poniendo en riesgo la paz interna de la república”. Maduro estuvo ausente del acto conmemorativo.

Los diputados de la Mesa de la Unidad Democrática aprovecharon la jornada para sorprender durante la madrugada con una protesta en la comandancia general de la Guardia Nacional Bolivariana, donde entregaron un documento con el que exigen el cese la represión. Horas después se reunieron con la sociedad civil con quien suscribieron un manifiesto de “defensa de la democracia”.

Mientras tanto, las ONG´s y otros órganos de defensa de los derechos humanos resaltaron el carácter represivo del gobierno contra las manifestaciones.

Dirigentes opositores repudiaron el asesinato a manos de un policía del estudiante Daniel Queliz, quien recibió un balazo en el cuello cuando protestaba en Carabobo, al centro del país. También falleció una anciana de 80 años de edad, por la inhalación de gases lacrimógenos lanzados el pasado sábado contra los edificios cercanos a la oficina del gobernador Henrique Capriles Radonski.

El Foro Penal Venezolano indicó que en una semana se han producido 297 detenciones contra manifestantes.