Mundo

Los niños enclaustrados de Fukushima

Los niños de la ciudad de Koriyama viven con temor y en el encierro ante la desconfianza de los padres que buscan protegerlos de los altos niveles de radiación registrados después del peor desastre nuclear en 25 años.
Reuters
10 marzo 2014 9:57 Última actualización 10 marzo 2014 12:23
Etiquetas
Niño japonés victima de Fukushima

Incluso los niños menores de tres años conocen el término radiación. (Reuters)

KORIYAMA, Japón.- Los niños de la ciudad de Koriyama, ubicada a pocos kilómetros de la devastada planta nuclear de Fukushima, apenas saben lo que es jugar en el exterior debido a que el temor a la radiación los ha mantenido encerrados buena parte de su corta vida.

Aunque se han levantado los estrictos límites de seguridad para la actividad en el exterior tras las múltiples fusiones en la planta nuclear de Fukushima en 2011, las preocupaciones de los padres y los hábitos arraigados hace que muchos niños aún sigan sin salir afuera.

Y el impacto empieza a aparecer ahora, cuando hay niños con falta de fuerza, de coordinación y aspectos emocionales como menos carácter, según educadores y autoridades.

"Hay niños que tienen mucho miedo. Preguntan antes de comer cualquier cosa '¿esto tiene radiación?' y les tenemos que decir que lo pueden comer", dijo Mitsuhiro Hiraguri, director de la guardería Emporium en Koriyama, ubicada a 55 kilómetros al oeste de la planta nuclear de Fukushima.

"Pero algunos realmente quieren jugar afuera. Dicen que quieren jugar en la arena y hacer pasteles de barro. Tenemos que decirles que no, que lo siento. Juega en la arena, pero adentro", añadió Hiraguri.

Tras el terremoto y el tsunami de 2011, una serie de explosiones y fisiones causaron el peor accidente nuclear del mundo en 25 años, arrojando radiación alrededor de Fukushima, una zona agrícola conocida por su arroz, ternera y duraznos.

Las zonas ubicadas a un radio de 30 kilómetros en torno a la planta fueron declaradas sin acceso, forzando a unas 160 mil personas a salir de sus casas, mientras que las zonas con menos radiación tomaron medidas para descontaminar espacios públicos y limitaron el tiempo que los niños pueden jugar en el exterior.

MIEDO GENERALIZADO

En Koriyama, se recomendó poco después del desastre que los niños de hasta dos años no pasaran más de 15 minutos en el exterior al día. Los de 3 a 5 deberían limitar su exposición exterior a 30 minutos o menos.

Esos límites fueron elevados en octubre pasado, pero muchas guarderías continúan con los límites iniciales, en línea con los deseos de los padres preocupados.

A una madre de un centro de juegos cubierto en Koriyama se la escuchó diciéndole a su hijo: "Evita tocar el aire exterior".

Incluso los niños de tres años conocen el término "radiación".

Aunque se vinculó el cáncer de tiroides en niños con el accidente nuclear de Chernóbil, Estados Unidos dijo en mayo que no se preveía que los índices de cáncer fueran a subir después de Fukushima.

Los niveles de radiación cerca de la guardería Emporium en Koriyama habían bajado a unos 0,12-0,14 microsieverts por hora, desde los 3,1-3,7 de después del terremoto, dijo Hiraguri.

Este dato es inferior de la media de seguridad en Japón de mil microsieverts al año, pero los niveles varían de forma aleatoria, lo que hace que muchos padres estén nerviosos sobre la idea de jugar en la calle.

"Intento que no salgan fuera y que no abran la ventana", dijo Ayumi Kaneta, de 34 años, que tiene tres hijos. "Compro comida de zonas fuera de Fukushima. Ésta es ahora nuestra vida normal", agregó.

AUMENTA EL ESTRÉS EN LOS NIÑOS

Pero la falta de juego en el exterior está teniendo un efecto perjudicial en los niños de Koriyama, tanto física como mentalmente.

"Si lo comparamos con antes del desastre, se puede ver una caída en los resultados de fortaleza física y pruebas de capacidad, cosas como la fuerza para sujetar, correr y lanzar una pelota", dijo Toshiaki Yabe, funcionario del gobierno de la ciudad de Koriyama.

Un sondeo anual de la prefectura de Fukushima halló que los niños de la zona pesaban más que la media nacional prácticamente en todos los grupos de edad.

Hiraguri dijo que el estrés mostraba un incremento en los casos de peleas, discusiones e incluso sangrado de nariz repentino entre los niños, además de efectos más sutiles.

"Hay más niños que no están tan alerta en la respuesta a las cosas. No están motivados a hacer nada", concluyó.