Mundo

Bebé muere de sarampión en Alemania; buscan reforzar vacunación

La capital alemana ha registrado 600 casos de sarampión desde el inicio de un brote en octubre pasado, y la muerte del niño volvió a encender un debate sobre si hacer que la vacunación sea obligatoria.
Reuters
23 febrero 2015 10:53 Última actualización 23 febrero 2015 11:6
Vacuna influenza CUARTOSCURO

Las dosis de vacunas costaron entre 4.3 y 4.5 euros por cada una. (CUARTOSCURO)

BERLÍN.- Un bebé de 18 meses que no estaba vacunado contra el sarampión murió del virus en Berlín, dijeron autoridades sanitarias, quienes agregaron que intentarán reforzar las tasas de vacunación y aumentar el chequeo del estatus de los niños.

La capital alemana ha registrado 600 casos de sarampión desde el inicio de un brote en octubre pasado, y la muerte del niño volvió a encender un debate sobre si hacer que la vacunación sea obligatoria.

En Alemania la vacunación no es obligatoria y algunos padres eligen no vacunar a sus hijos por temor a efectos secundarios.


Más de 150 personas en Estados Unidos fueron diagnosticadas con sarampión, muchas vinculadas a un brote que las autoridades creen que comenzó cuando un viajero internacional infectado visitó Disneyland a fines de diciembre.

"Tomamos la situación actual muy seriamente", dijo una portavoz del Ministerio de Salud alemán. Agregó que el organismo incrementará los consejos disponibles para los padres de niños pequeños e incrementará los chequeos de su estatus de vacunación.

"Si eso no ayuda, entonces tendremos que discutir otras medidas", agregó, sin dar más detalles.

El ministro de Salud alemán, Hermann Groehe, dijo el fin de semana que "el alarmismo irracional de algunos de quienes están en contra de las vacunas es irresponsable".

"El que niega a su hijo una vacuna no sólo pone a su niño en riesgo sino también a otros, y esto puede llevar a problemas de salud serios", agregó.

El sarampión fue declarado eliminado en Estados Unidos en el 2000 después de décadas de intensivos esfuerzos de vacunación. Pero en el 2014, el país tuvo su mayor número de casos en dos décadas.

Algunos estadounidenses objetan la vacunación por argumentos religiosos, una visión rara vez escuchada en Alemania.

La mayoría de las personas se recuperan de sarampión en unas semanas, aunque puede ser fatal en algunos casos.