Mundo

Nicaragua demanda de nuevo a Colombia ante La Haya

10 febrero 2014 4:16 Última actualización 16 septiembre 2013 19:1

 [Solicita al máximo tribunal que defina exactamente la frontera de ambos países en el Mar Caribe / Cuartoscuro]  


AP

Managua.- El gobierno de Nicaragua presentó el lunes una nueva demanda contra Colombia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en la cual solicita al máximo tribunal que defina exactamente la frontera de ambos países en el Mar Caribe más allá de las 200 millas náuticas de plataforma continental.

Un comunicado emitido por la Presidencia de la República de Nicaragua, informó que la demanda es "parte integral de un proceso de establecimiento de los límites marítimos de Nicaragua en el Caribe cuya primera fase culminó con la sentencia dictada por la Corte Internacional de Justicia el 19 de Noviembre de 2012", la cual Colombia ha calificado de "inaplicable".

La demanda de Nicaragua procura que la Corte delimite las fronteras en la plataforma continental más allá de las 200 millas náuticas en el Mar Caribe, "en concordancia con lo establecido en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, principios del derecho internacional, derecho consuetudinario y práctica de los estados".

Y es en base a ello que Nicaragua solicita a la Corte de La Haya que falle y declare el "rumbo exacto" de la frontera marítima entre Nicaragua y Colombia en las zonas de la plataforma continental que pertenecen a las partes más allá de los límites determinados por la Corte en su sentencia del 19 de noviembre de 2012.

En Bogotá, la cancillería indicó en un comunicado que la demanda de Nicaragua no era una sorpresa porque ya la anticipaban por pasadas declaraciones de Managua y destacó que la "ambición" del país centroamericano "afecta no solo áreas que le corresponden a Colombia, sino también de otros países como Panamá, Costa Rica y Jamaica".

"Esta acción no sorprende a Colombia...La pretensión de Nicaragua es contraria al derecho internacional. La plataforma continental de las islas del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, que se extiende hacia el oriente en 200 millas náuticas, se une incuestionablemente con la plataforma continental que tiene la costa Caribe colombiana que se extiende hacia el noroccidente y hacia el archipiélago en al menos 200 millas", dijo el ministerio del Exterior.

Colombia "está preparada para hacer frente a estas infundadas pretensiones de Nicaragua, y las confrontará con toda la determinación y el rigor que exige la defensa de los legítimos derechos de Colombia", añadió.

La Corte definió en noviembre de 2012 los límites en el Caribe entre ambos países y dejó en manos de Colombia los siete cayos que integran el archipiélago de San Andrés, cuyas tres islas mayores ya se habían concedido a esta nación en 2007. También otorgó a Nicaragua una franja marina en esa zona que algunos especialistas en Colombia calcula en unos 75.000 kilómetros cuadrados y el país centroamericano en más de 90.000 kilómetros cuadrados.

Las islas y sus cayos están ubicados a 720 kilómetros (450 millas) de la costa de Colombia y a 110 kilómetros (70 millas) del territorio continental de Nicaragua.

"Esta demanda tiene por propósito terminar de definir los espacios marítimos de Nicaragua que limitan con Colombia en el Caribe, sin perjuicio de los derechos de terceros estados", indica el comunicado del gobierno en relación a la nueva demanda.

El gobierno de Nicaragua explicó en el comunicado que tomó la decisión de demandar nuevamente a Colombia, antes de que entre en efecto esa denuncia del Pacto de Bogotá que hizo el gobierno de Juan Manuel Santos, luego de que se conoció el fallo de La Haya a finales del año pasado.

El presidente Santos dijo el pasado 9 de septiembre que el fallo de La Haya es "inaplicable" para su país, mientras no se firme un tratado que sea aprobado por el Congreso colombiano, según contempla la Constitución como única forma de alterar las fronteras del país. El presidente nicaragüense Daniel Ortega, dijo que está dispuesto a firmar un tratado con Colombia, pero para que se aplique el fallo cuyo contenido, según explicó "es de ineludible cumplimiento".