Mundo

Mujica deja a Vázquez un país como su 'vocho'

Mujica entregará un país con la economía en crecimiento, los salarios en alza y el índice de desempleo en un nivel históricamente bajo; sin embargo, especialistas ven algunas nubes en el horizonte que podrían traer tormentas.
AP
03 diciembre 2014 12:20 Última actualización 03 diciembre 2014 12:54
José Mujica. (Bloomberg)

José Mujica. (Bloomberg)

MONTEVIDEO.- El presidente José Mujica le dejará a su sucesor Tabaré Vázquez un gobierno que se parece a su famoso 'vocho': el vetusto vehículo funciona bien, pero cada tanto tiene que visitar al mecánico.

Mujica entregará un gobierno con altos índices de aceptación popular y un país con la economía en crecimiento, los salarios en alza y el índice de desempleo en un nivel históricamente bajo.

Economistas y politólogos, sin embargo, ven algunas nubes en el horizonte que podrían traer tormentas.


"Mujica le deja a Vázquez un país andando, pero con varios detalles a corregir a la brevedad, lo más pronto posible. Es como cuando comprás un auto usado y el vendedor te dice que está en buen estado pero que 'tiene detalles'.

"Eso quiere decir que rápidamente tienes que pasar por el mecánico o por el chapista", dijo el politólogo Daniel Chasquetti, del Instituto de Ciencias Políticas de la Universidad de la República.


Chasquetti sostiene que Vázquez heredará un "legado virtuoso" de Mujica: "una economía en crecimiento, con algunos problemas manejables; un conjunto de leyes que crearon nuevos derechos a sectores discriminados o no contemplados como mujeres, homosexuales, consumidores de marihuana y afrodescendientes. Un programa de seguridad en desarrollo, que aún no dio frutos y fue muy criticado en la campaña electoral pero parece estar en el camino correcto. Y un país que mejoró su reputación internacional gracias a tener al 'presidente más pobre del mundo'''.

Pero el politólogo ve también algunos "detalles" que obligarán Vázquez a pasar pronto por el mecánico. Varios de esos problemas se concentran en el motor de todo gobierno: la economía. "La inflación, el déficit de las cuentas públicas y los salarios indexados", para ser más específicos.

Luego de casi diez años de gobierno de la coalición izquierdista Frente Amplio, que comenzó con una presidencia de Vázquez en 2005, que le pasó la posta a Mujica en 2010 y ahora la recibirá de sus manos el 1 de marzo de 2015, Uruguay tiene hoy una inflación superior al 8% anual que en algunos períodos del gobierno de Mujica estuvo al borde de llegar al 10% y un déficit fiscal que es de más de tres puntos del PBI. Es un panorama que los especialistas consideran "manejable" pero al cual hay que prestarle atención pues todo indica que la economía no podrá seguir creciendo al ritmo de los últimos años.

"La economía uruguaya luce sólida, pero se está desacelerando", dijo el economista Gabriel Oddone, profesor titular de política económica de la Universidad de la República. Para Oddone en 2015 Uruguay crecerá a una tasa de entre 2 y 2,5%, menos que el 3,5% esperado para 2014 y que el 5% registrado en otros años del gobierno de Mujica. Pero aún así es un índice importante que confirma un ciclo exitoso: "En 2015 Uruguay crecerá por quinto año consecutivo por sobre las tasas de Brasil y de Argentina, sus dos grandes vecinos. Es un país que creció mucho en los últimos años y mejoró mucho sus condiciones sociales. Uruguay aprovechó mejor que otros el escenario externo favorable", dijo Oddone.

Los precios de las materias primas que exporta la región, como la soja y la carne vacuna, alcanzaron niveles récord en los últimos años, pero la situación internacional ha cambiado y es poco probable que se mantengan tan altos.

Oddone sostiene que la economía uruguaya "está bien preparada para enfrentar un eventual escenario externo adverso. Las reservas del Banco Central son elevadas, la deuda pública ha sido bien manejada y los calendarios de vencimientos son muy manejables. Uruguay tiene hoy una tasa de inversión que supera el 23% del PBI, muy alta respecto a las históricas, con una tasa récord de inversión extranjera directa. Uruguay se convirtió en un país creíble. No es solo mérito de las administraciones del Frente Amplio. Esto comenzó con una muy buena salida de la crisis de 2002".

Entonces el gobierno era del Partido Colorado.

"En los últimos 25 años Uruguay demostró que gobierne quien gobierne hay objetivos económicos comunes, como mantener la estabilidad fiscal, que la inflación esté relativamente baja, lo que en América Latina no es algo generalizado. Argentina en los últimos años tuvo un viento de cola más importante que Uruguay y no logró las mismas cosas", agregó. Pero Oddone, al igual que Chasquetti, ve la necesidad de pasar rápido por el mecánico.

"Hay dos puntos negativos: Uruguay está caro en dólares y la inflación se ha mostrado persistente y elevada. Eso ocurrió porque los objetivos sociales del gobierno, la mejora de las condiciones de vida de la gente, estuvieron por sobre los objetivos macroeconómicos. Mujica entregará el gobierno con una inflación relativamente alta, de 8,2 u 8,3% y dejará un déficit fiscal un poco por encima del 3% del producto. En eso debió ser un poco más prudente, pero no es una situación dramática. Vázquez deberá tener una orientación más preocupada por reestablecer los equilibrios fiscales, bajar el déficit entre medio punto y uno, y poner a la inflación en el centro de la atención".

"La economía debería ayudar a preparar el aterrizaje de una fase de crecimiento muy alto a otra de crecimiento más moderado. El año que viene el desempleo aumentará algo y los salarios no podrán crecer al 3,5 o 4% como en los últimos años", agregó.

Con ese panorama, habrá tensión política y gremial en dos instancias clave: la discusión del presupuesto, que comenzará en el Parlamento en junio de 2015, y los Consejos de Salarios, instancias de negociación salarial tripartitas entre sindicatos, empresarios y el estado.

Además de lidiar con los desajustes de la economía, Vázquez deberá implementar la ley que legalizó el mercado de la marihuana, una iniciativa de Mujica que llamó la atención del mundo entero pero que todavía no comenzó a funcionar en sus aspectos centrales. El estado aun no seleccionó a las empresas que cultivarán la hierba y como consecuencia de ello no se sembró ni comenzó la prevista venta en farmacias.

Vázquez ha calificado de "increíble" que la marihuana vaya a ser vendida en farmacias y dijo que estará muy atento a los efectos del plan para desandar el camino si los resultados no son buenos.

Chasquetti no cree que la marihuana pueda generarle ningún problema a Vázquez, "salvo que decida desandar el camino"