Mundo

Mujeres estadounidenses inmortalizan nuevo grito de guerra con tatuajes

Cuando el republicano Mitch McConnell intentó concluir con el discurso de la demócrata Elizabeth Warren, con la frase "sin embargo, ella persistió", ésta apareció en camisetas, redes sociales y en un pequeño estudio de tatuajes en Minneapolis,.
Reuters
06 marzo 2017 13:57 Última actualización 06 marzo 2017 14:55
Sin embargo, ella persistió

"Sin embargo, ella persistió" se convirtió en un grito de guerra para las mujeres.(Reuters)

NUEVA YORK.- Cuando el líder de la mayoría del Senado estadounidense, Mitch McConnell, intentó acallar a su colega Elizabeth Warren mientras daba un discurso, argumentando que se le dieron advertencias para que no continuara y "sin embargo, ella persistió", pocos esperaban que sus palabras se convirtieran en un grito de guerra para las mujeres.

Sin embargo, ella persistió

En medio de las preocupaciones sobre el impacto de la presidencia de Donald Trump en los derechos femeninos, la frase está apareciendo en camisetas, carteles de protesta, redes sociales y en un pequeño estudio de tatuajes en Minneapolis, donde cientos de mujeres se la están grabando en la piel.

El tatuaje ha sido tan popular que Brass Knuckle Tattoo Studio tiene todas las horas reservadas para el mes y dejó temporalmente de aceptar nuevas citas.

"Cada mujer ha tenido un Mitch McConnell o 10 o 20 en su vida tratando de decirle cómo ser y qué hacer", dijo Nora McInerny, una escritora de 34 años que comenzó la moda del tatuaje con un mensaje público accidental en Facebook. "Él dijo eso para insultarla, y lo que realmente hizo fue señalar una característica fantástica de ella", añadió.

La polémica comenzó cuando el republicano McConnell intentó poner fin al discurso de la demócrata Warren en el Senado, diciendo que ella violaba una norma constitucional. "La senadora Warren estaba dando un discurso largo", dijo McConnell. "Parecía haber violado la norma. Se le advirtió. Se le dio una explicación. Sin embargo, ella persistió", añadió.

En Minneapolis, McInerny decidió con sus amigas tatuarse la frase, pero accidentalmente difundió la invitación en Facebook como un evento público. "De repente, 2 mil personas estaban interesadas en ello", comentó.

Brass Knuckle Tattoo Studio cobra 75 dólares por el tatuaje, y la mayor parte de ese pago es donado a Women Winning, una organización local que alienta a mujeres que apoyan el derecho al aborto a competir por cargos públicos.

Las mujeres se están tatuando la frase en antebrazos, bíceps e incluso en los pies, dijo una de las artistas del estudio de tatuajes que utiliza el seudónimo Emily Snow. "No para. Es constante", comentó sobre las reservas.

A muchas de las mujeres les preocupan los planes de Trump de limitar el acceso a aborto y anticoncepción, dijo Snow. "Muchas mujeres están asustadas de que volvamos al pasado. Muchas de nosotras queremos unirnos y tener una comunidad (...) Y no conozco a ninguna mujer que no siga persistiendo", agregó.