Mundo

Muerte de Thatcher evoca en Argentina dolor por derrota de la guerra de Malvinas

12 febrero 2014 5:12 Última actualización 08 abril 2013 13:47

   [Reuters]La dictadura argentina invadió militarmente las islas el 2 de abril de 1982.   



Reuters

El fallecimiento de la ex primera ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher, llevó a muchos argentinos, incluso veteranos de la guerra de Malvinas, a recordar con tristeza la derrota que el país sudamericano sufrió en el conflicto bélico de hace más de tres décadas.

Thatcher murió el lunes a los 87 años tras sufrir un accidente cerebrovascular.

La "Dama de Hierro" se convirtió en uno de los blancos preferidos de la propaganda de la dictadura argentina que invadió militarmente las islas el 2 de abril de 1982.

En pleno conflicto bélico, los periódicos argentinos sometidos a la censura del régimen que encabezaba Leopoldo Galtieri comparaban a Thatcher con Hitler y el diablo.

"La odié muchísimo en su momento, Entonces no puedo ser imparcial, no puedo decir lo lamento. No, no lo lamento. Pero bueno (...) con la fe católica, no puedo desear que haya muerto", dijo el comerciante Carlos Grillo, de 63 años.

Tres décadas más tarde, Argentina mantiene sus reclamos por la soberanía de las islas del Atlántico Sur, mientras los ex combatientes reclaman el cobro de sus pensiones.

Algunos de ellos están desde hace años durmiendo o protestando en precarias tiendas montadas en la céntrica Plaza de Mayo, rodeada por edificios y palacios oficiales, entre ellos la Casa Rosada, sede del Poder Ejecutivo.

"Sentí tristeza y pena a la vez, porque es una mujer... pedante, orgullosa (...) Uno no siente rencor ni nada por el estilo (sino) un sentimiento de tristeza, que ya pasó. Pasaron 31 años", dijo a Reuters Eber Roberto Nieto, un ex combatiente en las Islas Malvinas que tiene 51 años.

En el archipiélago, las banderas fueron izadas a media asta el lunes y funcionarios y habitantes de las Islas Malvinas manifestaron su congoja por la muerte de la ex primera ministra, a la que consideran su libertadora.

En Buenos Aires y otras ciudades de Argentina la muerte de Thatcher también acongojó a muchas personas, pero por los amargos momentos vividos durante la guerra.

"Ojalá que Dios la perdone. Si puede, porque la verdad que el dolor que nos ha dejando a nuestro país es imborrable, nunca nos vamos a olvidar todo el daño que nos causó. Ojalá Dios pueda perdonarla, yo no", dijo el músico José Raschella, de 48 años.
 
 
Todas las notas MUNDO
Este país tiene el nuevo puente más alto del mundo, ¿lo cruzas?
Trump cambia su discurso y convoca a la unidad en EU
Detienen en Holanda a conductor que llevaba tanques de gas; anulan concierto de rock
La corrupción se combate con principios éticos: Navarro Wolf
El retiro que toda pareja quisiera tener: viajar por el mundo
Amigos o no, Trump merece respeto como presidente: Merkel
Juez de EU decidirá extradición de Martinelli el 31 de agosto
Policía detiene a otros dos sospechosos por ataque con cuchillo en Finlandia
Ataque de ISIS en Libia deja 11 decapitados
Bolsas europeas cierran con pérdidas; euro, en máximos de 10 meses
"En Venezuela ha ocurrido la muerte del derecho": exfiscal
Por error, Reino Unido pide a ciudadanos de la UE que se vayan
Amenaza de Trump sobre muro paralizaría al Gobierno, dice Schumer
Hillary Clinton califica a Donald Trump de "tipo sucio" en su libro
SRE analiza líneas de acción para Embajada de México en Venezuela
Brasil lanza nueva fase de investigación en el caso 'Lavado de Autos'
Marina de EU remueve a comandante tras colisión de buque en Asia
Remanentes de 'Harvey' se convertirá en depresión tropical, advierte CNH
May se congratula por contrato para compra de autobuses con la CDMX
Policía busca conexiones de atacantes de Barcelona dentro y fuera de España
Egipto cancela reunión con Kushner tras recorte de ayudas
Ataque de alianza saudí alcanza hotel en Yemen; habría varios muertos
A la Donald Trump, Maduro corre a los reporteros de una reunión de prensa
El Vaticano ve a Putin como un mediador
En mitin en Arizona, Trump defiende su respuesta a la violencia en Charlottesville