Mundo

Muerte de fiscal que acusó a Cristina Fernández desata crisis en Argentina

Cinco días después de haber acusado a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de encubrir a terroristas iraníes hace dos décadas en Argentina, el fiscal Alberto Nisman apareció hoy muerto en su departamento, lo que desató una crisis política ante las circunstancias del fallecimiento.
Notimex
19 enero 2015 11:25 Última actualización 19 enero 2015 11:34
Etiquetas
Policías y equipos de rescate sacan el cuerpo del fiscal Alberto Nisman, luego que fuera encontrado muerto en su departamento en Buenos Aires. (Foto: Reuters)

Policías y equipos de rescate sacan el cuerpo del fiscal Alberto Nisman, luego que fuera encontrado muerto en su departamento en Buenos Aires. (Foto: Reuters)

BUENOS AIRES.- La muerte del fiscal que acusó a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de encubrir a Irán en un ataque terrorista desató hoy una crisis política y un clima de incertidumbre por el futuro que tendrá la investigación.

Hace sólo cinco días, Alberto Nisman, fiscal especial que investigaba el ataque ocurrido en 1994 en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), provocó un escándalo al acusar a la presidenta de haber negociado la impunidad con los terroristas.

Nisman, de 51 años, imputó a Fernández de Kirchner, al canciller Timerman y a los dirigentes sociales Luis D’Elía y Fernando Esteche, y aseguró que este lunes presentaría pruebas ante la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados.



La versión del fiscal era que la presidenta les ofreció impunidad a los iraníes para reanudar las relaciones comerciales bilaterales e intercambiar petróleo por granos argentinos.

También aseguró que la maniobra culminó con el Memorando de Entendimiento que Argentina e Irán firmaron en 2013 y a través del cual la república islámica se comprometió a permitir que los imputados fueran interrogados en Teherán, cosa que finalmente jamás ocurrió.

Nisman añadió que Argentina le ofreció a Irán, en negociaciones ocultas, eliminar la “alerta roja” de Interpol que pesa sobre los iraníes acusados del ataque a la AMIA, lo que tampoco sucedió porque la orden de detención siempre estuvo vigente.

La denuncia de Nisman fue respaldada por la influyente prensa opositora argentina, en tanto que el gobierno, en voz del canciller, rechazó cada una de las acusaciones y advirtió que no hablaría más del tema para no prestarse al “show mediático” que estaba haciendo el fiscal.

Timerman apuntó, además, a una venganza de un exespía al que supuestamente respondía Nisman y que había sido desplazado de la Secretaría de Inteligencia.

Las organizaciones judías tomaron con cautela la denuncia, a diferencia de la oposición, que trató de aprovechar políticamente el caso en este año electoral, ya que en octubre próximo se realizarán comicios generales para elegir al sucesor de Fernández de Kirchner.

Los familiares de las víctimas de la AMIA cuestionaron a Nisman, quien fue nombrado fiscal de la causa en 2005 por el fallecido expresidente Néstor Kirchner, aunque años después los cables de Wikileaks revelaron que era un asiduo visitante e informante de la embajada de Estados Unidos en Argentina.

La propia Interpol aseguró que Nisman mentía, ya que el gobierno argentino nunca sugirió levantar las “alertas rojas” en contra de los iraníes, aunque el fiscal insistió en que tenía como pruebas escuchas telefónicas.

El juez de la causa AMIA, Rodolfo Canicoba Corral, criticó a Nisman y advirtió que podía apartarlo del caso por haber realizado una investigación paralela, sin avisarle, y mediante escuchas que podrían ser ilegales.

La denuncia de Nisman demostró, una vez más, la polarización en la que el país está sumido desde hace años, ya que para los kirchneristas sólo se trataba de una operación política y para los antikirchneristas demostraba la culpabilidad de la presidenta, sin mayores investigaciones.

Esta polarización aumentó este lunes, apenas se confirmó que el fiscal había sido hallado muerto en su departamento, apenas horas antes de su comparecencia ante el Congreso, con indicios de un suicido que ya es cuestionado por quienes prefieren creer que fue un asesinato del poder.

Sin embargo, la muerte de Nisman a quien más afecta es precisamente al gobierno, porque para una parte de la opinión pública quedará fija la idea de que murió por haber investigado a la presidenta.

Todas las notas MUNDO
Mnangagwa asume el cargo como presidente de Zimbabue
Al menos 85 muertos tras ataque insurgente en región egipcia del Sinaí
Flynn se distancia de Trump en el Rusiagate
Por decisión del FBI, unos 70 mil fugitivos pueden comprar armas
Esta prisión brasileña elige a su 'Miss'
5 datos curiosos sobre el Día de Acción de Gracias
Santos anuncia ofensiva total contra disidentes de las FARC
Submarino argentino desaparecido habría sufrido una explosión
Oposición siria descarta rol para Assad en transición política
Eduardo Ferrer es el nuevo presidente de la CIDH
Objeto detectado por avión de EU no sería submarino argentino
Trump 'se echa porras' en Día de Acción de Gracias
Barcos y aviones buscan a tres marinos de EU tras accidente
Papa Francisco visitará tres países del Báltico en 2018
Mugabe recibe inmunidad y garantía de seguridad en Zimbabue
Se reúnen cancilleres de Cuba y Corea del Norte en La Habana
Desertor norcoreano despierta y pide escuchar 'K-pop'
Así se escuchaba John F. Kennedy a los 20 años
Facebook advertirá a quienes lean propaganda rusa
Conflicto armado sigue en Colombia pese a acuerdo de paz con FARC: Amnistía
Putin logra respaldo de Irán y Turquía para nueva iniciativa de paz en Siria
Ecuador llama atención a Assange por injerencia en Cataluña
Familias pierden esperanza de hallar a submarino argentino
Gobierno cubano incauta 4.5 toneladas de drogas en mares durante 2017
Levantan bloqueo de Yemen y permiten asistencia humanitaria