Mundo

Mueren 7 personas en Irak por ataque suicida contra chiíes

Un atacante suicida detonó explosivos cerca del barrio de Eskan, en el oeste de Bagdad. El grupo ISIS reivindicó el ataque e informó que estuvo dirigido contra una reunión de miembros de grupos armados chiíes.
AP
25 septiembre 2016 16:44 Última actualización 25 septiembre 2016 16:45
Trabajadores municipales limpian el lugar del ataque suicida. (AP)

Trabajadores municipales limpian el lugar del ataque suicida en Bagdad. (AP)

BAGDAD.- Un atacante suicida hizo estallar el domingo los explosivos que portaba y mató por lo menos a siete personas en Bagdad, quienes colocaban tiendas para una importante celebración religiosa chií del mes entrante, informaron las autoridades.

El ataque ocurrió mientras los habitantes del barrio Eskan, en el oeste de Bagdad, se preparan para el Ashoura, que conmemora la muerte en el siglo VII del imán Hussein, nieto del profeta Mahoma, afirmó un policía. Otras 28 personas resultaron heridas en el atentado.

Un funcionario médico confirmó las cifras de fallecidos y heridos.

Las dos fuentes hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizadas a dar información.

El grupo ISIS se adjudicó el atentado en un comunicado difundido en internet e informó que estuvo dirigido contra una reunión de miembros de grupos armados chiíes.

La mayoría chií de Irak es blanco de frecuentes ataques del Estado Islámico y otros extremistas sunníes que consideran a las personas de esa denominación religiosa apóstatas que merecen la muerte.

Debido al Ashoura, cientos de miles de peregrinos chiíes llegan cada año al país, en particular a la ciudad de Karbala, donde Hussain se encuentra sepultado.

El atentado ocurrió un día después de que combatientes suicidas del Estado Islámico perpetraran tres ataques con explosivos en los que mataron a 11 elementos de las fuerzas de seguridad iraquíes e hirieran a 34 en un retén al norte de Bagdad.

En los últimos meses, el grupo extremista ha tenido numerosos reveses en los que ha perdido bastante territorio que había capturado en el verano de 2014, pero persiste en perpetrar atentados contra los chiíes y las fuerzas de seguridad.

Los extremistas controlan todavía Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak.

Los funcionarios iraquíes prevén lanzar una operación para recuperar la ciudad a finales de año.