Mundo

Muere la viuda de Josip Broz Tito

10 febrero 2014 4:23 Última actualización 20 octubre 2013 12:38

[Fallece a la edad de 89 años de un fallo cardíaco en un hospital de emergencias de Belgrado. Reuters] 


 
AP
 
Belgrado.- Jovanka Broz, que luchó con la resistencia yugoslava contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial y luego se casó con el dictador Josip Broz Tito, murió el domingo. Tenía 89 años.
 
Broz, casada con Tito, murió de un fallo cardíaco en un hospital de emergencias de Belgrado en el que se encontraba internada desde fines de agosto, dijo el director del centro, Zlatibor Loncar.
 
"Con la muerte de Broz nos quedamos sin una de las testigos más confiables en la historia del que fue nuestro país", dijo el primer ministro serbio Ivica Dacic en su mensaje de condolencias.
 
Tito, que encabezó a los guerrilleros partisanos comunistas que combatieron a la ocupación nazi de Yugoslavia en la Segunda Guerra Mundial, asumió el poder tras la contienda.
 
Gobernó una federación multiétnica con mano de hierro, aunque también dio a los ciudadanos yugoslavos libertad de desplazamiento, algo inexistente entonces en otras naciones comunistas. Además mantuvo relaciones estrechas con Occidente.
 
Tito falleció en 1980, y Yugoslavia, una federación de seis miembros, se desintegró a principios de la década de 1990 al estallar varios conflictos étnicos. Tras la guerra civil, la cual dejó 100,000 muertos y millones de personas sin hogar, surgieron siete naciones independientes.
 
Broz, de la etnia serbia, conoció a Tito, un croata, en la Segunda Guerra Mundial, donde combatió como francotiradora en la primera brigada femenina de los partisanos. Pero no fue sino hasta que fue asignada a trabajar con el líder comunista tras la guerra que su relación floreció. Se casaron en 1952.
 
Durante las siguientes dos décadas, Broz acompañó a Tito en sus muchos viajes internacionales y reuniones con líderes extranjeros y personalidades, entre ellas la realeza británica, el presidente estadounidense Richard Nixon y estrellas de Hollywood.
 
La pareja comenzó a tener problemas y se separó en la década de 1970. Tras la muerte de Tito, sus sucesores acusaron a Jovanka de ambicionar dirigir el país y la pusieron bajo arresto domiciliario.
 
Broz dijo que fue expulsada de su residencia, que fue saqueada y sus pertenencias personales fueron confiscadas.
 
Posteriormente, al desmoronarse el culto a la personalidad de Tito y ser examinado su otrora glorificado papel en la historia de Yugoslavia, Broz permaneció aislada la mayor parte del tiempo.
 
En una inusual entrevista en el 2001 dijo al periódico Blic que vivía en una casa de Belgrado sin calefacción y con frecuencia sin electricidad, y que no tenía ingresos ni bienes para sostenerse.
 
"Estoy completamente privada de cualquier derecho", afirmó.
 
La pareja no tuvo hijos.