Mundo

Muere ex secretario general de la ONU, Boutros Boutros-Ghali

Boutros-Ghali fue jefe de la ONU de 1992 a 1996, y como el primer secretario general del organismo de origen africano combatió la hambruna en Somalia.
Reuters
16 febrero 2016 10:31 Última actualización 16 febrero 2016 10:31
Boutros Boutros-Ghali (Reuters)

Boutros Boutros-Ghali (cen.) tenía 93 años y fue jefe de la ONU de 1992 a 1996.(Reuters/Archivo)

NACIONES UNIDAS.- El ex secretario general de Naciones Unidas Boutros Boutros-Ghali falleció, dijo el martes el embajador venezolano Rafael Ramírez, presidente del Consejo de Seguridad, durante febrero ante el organismo.

Boutros-Ghali, de origen egipcio, tenía 93 años y fue jefe de la ONU de 1992 a 1996. No se brindaron otros detalles. El Consejo de Seguridad de 15 miembros hizo un minuto de silencio en homenaje al ex secretario general.

Como el primer secretario general de la ONU de origen africano, Boutros-Ghali combatió la hambruna en Somalia y organizó la primera operación de ayuda masiva del organismo en la nación del Cuerno de África. Pero no tuvo mucho éxito en ese país y en otros lugares, en momentos en que Naciones Unidas enfrentaba múltiples problemas en un mundo poscomunista cada vez más caótico.

Boutros-Ghali fue criticado por el fracaso de Naciones Unidas para actuar durante el genocidio de 1994 en Ruanda y por no presionar lo suficiente para generar una intervención del organismo destinada a poner fin a la guerra civil de Angola en la década de 1990, que era en ese entonces uno de los conflictos más largos del mundo.

También fue abucheado en Sarajevo, Mogadiscio y Adís Abeba. Su estilo era meterse en las multitudes y hacer frente a los manifestantes cuando los guardias de seguridad lo permitían. "Estoy acostumbrado a que los fundamentalistas en Egipto discutan conmigo", dijo a Reuters en una ocasión.

Sorprendió a muchos en Sarajevo cuando dijo que no trataba de restar importancia a los horrores de Bosnia, pero que hubo otros países en los que la cifra "total de muertos fue mayor que aquí".

En Etiopía, dijo a jefes militares y líderes de clanes somalíes que dejaran de culpar a Naciones Unidas y a él del colonialismo, añadiendo que deberían estar preocupados de que las ex potencias coloniales podrían ignorar su difícil situación si continuaban luchando.

"La Guerra Fría ha terminado", sostuvo en otra ocasión. "Nadie está interesado en los países pobres de África o en cualquier lugar en el mundo. Ellos pueden olvidarse fácilmente de Somalia en 24 horas", agregó.