Mundo

Motivos religiosos, origen del ataque en estación de trenes en China

El Gobierno culpa a "terroristas" de la región occidental de Xinjiang, un pueblo musulmán, donde muchos de sus habitantes están molestos por las restricciones de China a su cultura y su religión.
Reuters
01 marzo 2014 19:24 Última actualización 01 marzo 2014 19:26
La policía custodia equipajes dejados en la taquilla después de un grupo de hombres armados atacaron a la gente en la estación de ferrocarril de Kunming

La policía china custodia equipajes dejados en la taquilla después de un grupo de hombres armados atacaron a la gente en la estación de ferrocarril de Kunming. (Reuters)

PEKÍN.- China culpó el domingo a militantes de la turbulenta región occidental de Xinjiang por un ataque de "terroristas" armados con cuchillos a una estación de trenes al otro lado del país en el que murieron 33 personas, incluidos cuatro de los agresores que fueron abatidos a balazos.

El ataque del sábado, en la tranquila ciudad sudoriental de Kunming, supone un aumento de las tensiones que han tenido su centro en Xinjiang, un región fuertemente musulmana que linda con el Asia Central.

Es la primera vez que se culpa a personas de Xinjiang por un ataque tan grande y tan lejos de su región, y sucede después de un incidente en la plaza Tiananmen de Pekín en octubre que sorprendió a los líderes comunistas del país.


Xinjiang es el hogar de los Uighur, un pueblo musulmán, muchos de los cuales están molestos por las restricciones de China a su cultura y su religión.

Más de 130 personas resultaron heridas en el ataque que tuvo lugar la noche del sábado, informó la agencia estatal de noticias Xinhua.

"Fue un violento y premeditado ataque terrorista", dijo Xinhua.

La policía mató a tiros a cuatro de los atacantes, capturó a otro y buscaba a los demás, probablemente cinco, agregó la agencia.

Yang Haifei -una residente de Kunming, ciudad ubicada al suroeste de China- dijo a Xinhua que estaba comprando un boleto cuando vio a un grupo de personas, en su mayoría vestidas de negro, corriendo por la estación antes de comenzar a atacar a los transeúntes.

"Vi a una persona venir directamente a mí con un cuchillo largo, pero escapé", dijo Yang.

"Los más lentos fueron capturados por los atacantes. Ellos simplemente cayeron al suelo", comentó.

Imágenes publicadas en el servicio de microblog chino Sina Weibo mostraron cuerpos cubiertos de sangre en el suelo de la estación.

Usuarios de Weibo revelaron en el servicio detalles de lo sucedido, pero muchas de estas publicaciones fueron suprimidas rápidamente por los censores del Gobierno, especialmente aquellas que describían a los atacantes, dos de los cuales fueron identificados por algunos como mujeres.

El ataque se produce en un momento especialmente delicado, ya que China se prepara para la reunión anual del Parlamento, que se inicia el miércoles en Pekín y que normalmente es acompañada de un endurecimiento de las medidas de seguridad en todo el país.

El presidente chino Xi Jinping ordenó que no se escatimen esfuerzos para encontrar a los culpables, según la agencia.