Mundo

Ministros de UE discuten posibles controles en aeropuertos por ébola

El grupo de los Veintiocho considera necesario que todos los países coordinen sus acciones para evitar la propagación del virus en Europa, además de enviar personal médico a los países más afectados de África Occidental; asimismo esperan conclusiones de España sobre el contagio de la enfermera.
Notimex
16 octubre 2014 7:20 Última actualización 16 octubre 2014 8:44
ébola

La OMS informó que el brote de ébola se estabilizó en Guinea, aunque la situación aún es preocupante y reportó casi tres mil muertes. (Reuters)

BRUSELAS. Los ministros de Sanidad de la Unión Europea (UE) analizan, en reunión extraordinaria, el establecimiento de controles en los aeropuertos europeos como medida de prevención ante la epidemia del ébola.

Ese tipo de decisión es competencia de los gobiernos nacionales, pero Bruselas quiere que los Veintiocho coordinen su acción para que sea más eficaz.

El Ejecutivo europeo insiste en que la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que los controles sean realizados en los aeropuertos de salida, como ya ocurre en la actualidad.

Aun así, algunos países sostienen que el doble control aseguraría un “nivel extra” de protección y permitiría orientar a los pasajeros sobre cómo proceder ante la posible aparición de síntomas tras su llegada a Europa.

Reino Unido ha empezado esta semana a verificar la temperatura de los pasajeros procedentes de los países africanos afectados por la epidemia, en particular Liberia, Sierra Leona y Guinea Conakry.

Los ministros europeos también esperan conocer las conclusiones de España sobre las circunstancias de la contaminación de la auxiliar de enfermería Teresa Romero, quien trató a los dos misioneros españoles repatriados con ébola y fallecidos el pasado mes.

“Claramente algo fue mal y debemos saber qué fue para poder actualizar, si es necesario, nuestros protocolos”, señaló ayer un alto funcionario comunitario.

Otra cuestión que está sobre la mesa de los Veintiocho es la posibilidad de intensificar su cooperación con los países africanos.

Bruselas considera necesario el envío urgente de más médicos y enfermeros y defiende que ese personal sea repatriado rápidamente caso se infecte al ejercer su labor.