Mundo

Minera demanda a John Oliver por difamación

Murray Energy Corporation demandó al conductor del programa Last Week Tonight por criticar las condiciones de seguridad de la empresa que supuestamente provocaron un accidente en el 2007 y la cual ha tenido muchas denuncias por maltrato a sus empleados. 
Conductor John Oliver

John Oliver realizo una parodia relacionada con las condiciones laborales y de seguridad de la empresa minera. (Bloomberg)

El conductor del programa americano “Last Week Tonight”, John Oliver fue demandado por el presidente de la minera Murray Energy CorporationRobert E. Murray, por difamación y angustia emocional, según reportó en una nota, The Washington Post.

En su programa, John Oliver hizo una parodia en la que una botarga de ardilla decía que Murray es quien debería trabajar en sus minas, debido a las malas condiciones de seguridad que tienen sus empleados y lo culpó del accidente ocurrido en 2007 en su minera de Utah.

Oliver, quien ha sido muy crítico del gobierno de Donald Trump, ya había criticado en ocasiones anteriores a la minera por los "malos tratos que reciben los empleados", debido a esto, el presidente de la minera le advirtió, por medio de un comunicado, que dejara de criticarlo o lo demandaría. 

Sin embargo, al conductor no le importó y ahora, junto con HBO y Time Warner enfrenta una demanda por difamación.

La demanda presentada en la corte de Virginia, acusa a Oliver de llevar a cabo un “intento meticulosamente planeado para acabar con la reputación” de Murray y la difusión de información falsa sobre su empresa que llega a 134 millones de suscriptores de pago por medio de HBO.

El objetivo es que el conductor pague una indemnización, pero también un llamado a que emita información verídica sobre la minera y el empresario.

Murray argumenta que las declaraciones no sólo lo desprestigian a él, sino también a la industria del carbón y aclaró que el accidente en Utah fue por un terremoto y no por falta de seguridad. 

Murray es conocido por demandar a periodistas y medios de comunicación que emiten contenidos críticos sobre sus empresas.

Entre  el 2001 y 2015,  presentó al menos nueve demandas contra periodistas y medios que publicaron un anuncio negativo de un grupo de activistas, alegando que difamaron su carácter y ponían en riesgo los empleos.

En 2013, demandó al Huffington Post y un blogger por difamación, por una historia que llamada “el magnate extremista del carbón”. Ninguna demanda ha prosperado. 

En mayo, igualmente denunció al New York Times por el mismo delito, después de que el periódico publicó un editorial acusando al presidente de mentir sobre la mina Crandall Canyon y llamando a la compañía una “violadora en serie” de las normas de salud y seguridad federales.​