Mundo

Miles muestran su ira hacia Putin, pero no es ningún Maidán

Pese al descontento que se vive en Rusia tras el asesinato del político liberal Boris Nemtsov, las muestras de repudio al presidente Vladimir Putin no han derivado en actos radicales.
Bloomberg
02 marzo 2015 19:47 Última actualización 03 marzo 2015 5:0
Decenas de miles de rusos salieron a las calles en protesta por la muerte de Boris Nemtsov, sin que estallara la violencia. (Reuters)

Decenas de miles de rusos salieron a las calles en protesta por la muerte de Boris Nemtsov, sin que estallara la violencia. (Reuters)

Los partidarios de la oposición rusa en Moscú responsabilizaron al presidente Vladimir Putin de sembrar el odio y provocar la guerra en Ucrania, mientras acudían a protestar por el asesinato del político liberal Boris Nemtsov. Pero la tristeza y el pragmatismo prevalecieron sobre su indignación, y pocos de ellos parecían estar listos para la acción radical.

Sombría y silenciosa, la multitud se trasladó más allá del Kremlin y a lo largo del puente donde un pistolero no identificado disparó contra Nemtsov, quien murió la noche del viernes. Resultó ser la mayor manifestación desde la represión brutal contra los manifestantes en la plaza Bolotnaya en mayo 2013. Sin embargo, para muchos fue una procesión irritantemente lenta y sin incidentes.

La policía acordonó todo el trayecto de la marcha, una medida de rutina, permitiendo que la gente ingresara a través de detectores de metales en el área designada. Instalados aparentemente para prevenir un ataque terrorista, los detectores crearon un cuello de botella que obligó a miles de personas a esperar más de una hora en una plaza densamente poblada, en la tarde fría y húmeda, antes de que pudieran pasar.

1
   

   

Los manifestantes culpan a Putin de sembrar una cultura de odio. (Reuters)


La policía de Moscú estima que 21 mil personas estuvieron en la manifestación, en comparación con una estimación de más de 50 mil por Golos, un grupo de observación electoral. La gente esperaba pacientemente, y nadie parecía estar de humor para arremeter contra la policía como hicieron los manifestantes ucranianos durante la revolución del Maidán en la capital de Ucrania en el invierno pasado.

"La revolución en Rusia es imposible a menos que sea a través de un golpe de Estado en el Kremlin. A la gente de aquí le gusta moverse en manada", dijo Vladimir Voronov, un coronel retirado del ejército, que participaba en una protesta por primera vez en su vida. Su yerno, Mikhail Belyayev, un empresario, no estaba de acuerdo. "He visto los acontecimientos de 1991 aquí en Moscú, así que creo que todo es posible", dijo, refiriéndose a la caída de la Unión Soviética. Señaló a las antiguas oficinas del comité central del Partido Comunista de la Unión Soviética: "Mira, tres días antes fueron expulsados, nadie se podía imaginar que eso alguna vez podía suceder", dijo.

Los líderes de la oposición, incluido Nemtsov, tenían otros planes para la marcha del domingo, antes del asesinato. Iba a ser sobre la crisis económica de Rusia y la guerra en Ucrania, que está sitiada por los rebeldes apoyados por el Kremlin, y estaba prevista que se llevara a cabo en las afueras de Moscú.

Muchos partidarios se habían desalentado por la elección de la ubicación, impuesta por el gobierno, y se esperaba que el número de asistentes fuera débil. Después de que estallara la noticia de la muerte de Nemtsov, las autoridades sucumbieron a la demanda de que la protesta tuviera lugar en el centro de la ciudad.

1
   

    

La muerte del opositor Boris Nemtsov desató las protestas en Rusia. (Reuters)


Decenas de personas llevaron la bandera tricolor rusa, una vista inusual, para enfatizar que los opositores al gobierno, representados por los medios de noticias estatales como saboteadores pagados por el extranjero, son de hecho patriotas. Una manifestación a favor de Putin, celebrada hace una semana, exigió que Rusia debía ser purgada de su "quinta columna", un término de las guerras fascistas de la década de 1930, utilizado por partidarios del gobierno para referirse a la oposición.

Muchas personas llevaron fotos de Nemtsov y carteles que culpaban a las autoridades y, en particular, a la televisión estatal por crear un clima de odio, en el que los asesinatos de opositores políticos se convierten en la norma. "La propaganda mata" fue uno de los letreros más populares. Los policías recorrieron la multitud en busca de consignas que calificaron como extremistas bajo la notoriamente vaga legislación rusa.

Todas las notas MUNDO
Trump arremete contra Washington Post por texto sobre Sessions
Hawái, primer estado de EU que alista a población ante lanzamiento de misil
Inteligencia interceptó reunión entre Sessions y embajador ruso: WP
Con motivo de su cumpleaños, publican retrato de príncipe Jorge
Estados Unidos prohibirá los viajes a Corea del Norte
Niña de 5 años recibe multa por vender limonada en Londres
Anthony Scaramucci, un financiero de éxito en la Casa Blanca
"Amo al presidente Trump y soy muy, muy leal a él": Scaramucci
Sarah Huckabee Sanders es la nueva portavoz de la Casa Blanca
Mercosur llama a Venezuela a restablecer el orden institucional
Renuncia Sean Spicer, portavoz de la Casa Blanca
Abogada rusa representó a agencia de espionaje de Moscú
Parlamento de Venezuela designa a 13 magistrados
Trump renueva equipo legal para responder a investigación rusa
Gobierno español cortará recursos a Cataluña si los destina al referendo
Finaliza paro cívico nacional de 24 horas en Venezuela
Abogados de Trump buscan investigar a ayudantes de Mueller
Juez no restablece decreto de Trump sobre ciudades santuario
Presidente de Alemania sanciona ley para matrimonios gays
Cazador mata a uno de los hijos del león Cecil en Zimbabue
Maduro amenaza con cárcel a opositores
Logran paro cívico en Venezuela, pero mueren 3 jóvenes
Reportan 2 muertos tras sismo de 6.7 cerca de Bodrum, Turquía
Fiscal especial ampliaría investigación a negocios de Trump
Sessions piensa seguir en el cargo pese a críticas de Trump