Mundo

Miles de tunecinos se manifiestan tras atentado en museo del Bardo

El 18 de marzo, 21 turistas y un policía tunecino murieron en el atentado, que sacudió a un país que había sido alabado como un modelo de democracia pacífica tras protagonizar la primera de las revueltas de la Primavera Árabe en 2011.
Reuters
29 marzo 2015 14:59 Última actualización 29 marzo 2015 15:2
Túnez

La policía tunesina en las afueras del museo en la que los presuntos terroristas habían secuestrado a varios turistas. (Reuters)

TÚNEZ.- Líderes mundiales se unieron a decenas de miles de tunecinos  en una marcha en solidaridad contra militantes islámicos, un día después de que fuerzas de seguridad mataron a miembros de un grupo al que se atribuye el mortal ataque contra turistas extranjeros en el museo del Bardo de la capital.

El 18 de marzo, 21 turistas y un policía tunecino murieron en el atentado, que sacudió a un país que había sido alabado como un modelo de democracia pacífica tras protagonizar la primera de las revueltas de la Primavera Árabe en 2011.

Un mar de banderas rojas y blancas con medialunas y estrellas rojas inundó una importante avenida de Túnez donde varios líderes mundiales, incluyendo al presidente francés, François Hollande, llegaron para manifestarse bajo el lema "Le monde est Bardo" (El mundo es Bardo).


"Hemos demostrado que somos un pueblo democrático, los tunecinos somos moderados y aquí no hay lugar para terroristas", dijo Kamel Saad, uno de los manifestantes. "Hoy todo el mundo está con nosotros", agregó.

Miles de policías y soldados estaban desplegados por toda la capital desde temprano por la mañana.

Túnez, uno de los países más laicos del mundo árabe, ha evitado en gran medida la violencia en los cuatro años transcurridos desde que fue derrocado el autócrata Zine El-Abidine Ben Ali.

Al contrario que Libia, Yemen y Siria, que están sumidas en la guerra y el caos, Túnez aprobó una nueva Constitución y celebró elecciones libres.

Pero la masacre del Bardo fue uno de los peores ataques de su historia. Turistas japoneses, polacos, españoles y colombianos estaban entre los fallecidos en un ataque que, según el Gobierno, tenía como objetivo destruir la vital industria del turismo tunecino, que supone alrededor del siete por ciento de su economía.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, también participaría en la manifestación, junto a los líderes de Argelia, Bélgica, Libia, Polonia y los palestinos.

"El pueblo tunecino no se doblegará", dijo el presidente Beji Caid Essebsi en un discurso tras la marcha. "Permaneceremos unidos contra el terrorismo hasta que eliminemos este fenómeno", agregó.

El primer ministro tunecino, Habib Essid, dijo a periodistas previamente que la operación en la región de Gafsa, en el sur del país, había matado a nueve milicianos del grupo local Okba Ibn Nafaa, entre ellos al argelino Lokman Abu Sakhr, sospechoso de orquestar el ataque al museo.

"Matamos a la mayoría de los líderes de Okba Ibn Nafaa que estuvieron detrás de muchos ataques recientes" dijo Essid. "Esta es una respuesta clara y fuerte al terrorismo tras el ataque del Bardo", añadió.

Estado Islámico se atribuyó el ataque, aunque el Gobierno tunecino apuntó a Okba Ibn Nafaa, que tiene una base en las montañas aledañas con Argelia. (Escrito por Patrick Markey. Traducido por la Redacción de Madrid. Editado por Patricio Abusleme vía Mesa Santiago)