Miles de personas protestan en Munich contra neonazismo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Miles de personas protestan en Munich contra neonazismo

COMPARTIR

···
Mundo

Miles de personas protestan en Munich contra neonazismo

13/04/2013


Notimex

Berlín.- Miles de personas salieron a las calles de la ciudad alemana de Munich en una manifestación antifascista, en vísperas del juicio que iniciará la próximo semana contra una célula nazi que mató a 10 personas entre 2000 y 2007.

Los manifestantes recordaron a las víctimas de la Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU), conocida como célula de Zwickau, que dio muerte a ocho inmigrantes turcos, uno griego y una policía alemana sin despertar la más mínima sospecha en las fuerzas de seguridad y los servicios secretos de Alemania.

De acuerdo con la policía, cinco mil 500 personas acudieron a la concentración que transcurrió de manera pacífica a lo largo de seis kilómetros. Sin embargo, los organizadores aseguraron que hubo 10 mil asistentes.

Bajo el lema "Contra el terror nazi y el racismo estatal y cotidiano", los manifestantes demandaron la abolición de la Oficina Alemana para la Protección de la Constitución, por los errores cometidos durante la investigación y exigieron una actuación más dura contra el extremismo de derecha en Alemania.

"No podemos dejar que los neonazis pisen la ciudad", dijo Esther Bejarano, sobreviviente del campo de concentración de Auschwitz en un mensaje a los manifestantes.

Mientras que la viuda del ciudadano griego asesinado en 2005 en Munich recordó lo profundo que fue el sufrimiento de su familia, primero por el "shock" del asesinato y después por las falsas sospechas. "Incluso ocho años después no podemos entenderlo", señaló.

El imán de la comunidad musulmana de Penzberg reiteró su pésame a los familiares de las víctimas que, dijo, habían acudido a Alemania para crear un futuro seguro para sus familias.

"Pero Alemania no logró protegerlos", lamentó Benjamin Idriz. La confianza en Alemania está "profundamente destruida", señaló.

El próximo miércoles iniciará uno de los procesos más esperados en el país, ya que será juzgada Beate Zschäpe, una de los tres integrantes de la célula nazi, junto a cuatro cómplices. Los otros dos miembros de la célula murieron en noviembre de 2011.

En ese año se descubrió que los nueve asesinatos de la NSU tenían un trasfondo racista y se destaparon los errores en la investigación.

Las autoridades alemanas habían incluso investigado a los familiares de las víctimas al considerar que los asesinos podían estar en el entorno de ellas y habían barajado la sospecha de que las víctimas pertenecían a la mafia turca. Sin embargo, apenas se había investigado a la ultraderecha.

El juicio es muy esperado en Alemania, pero también ha sido muy controvertido, sobre todo en relación con la cobertura mediática, ya que en un principio se dijo que en la sala no había sitio para periodistas turcos ni griegos.

La situación obligó a intervenir al Tribunal Constitucional de Karlsruhe, que concedió espacio para los mismos. Periodistas alemanes habían manifestado incluso su disposición a ceder espacio para sus colegas turcos.

Pero aún no se sabe cómo se implantará la decisión del tribunal. La asociación de periodistas alemanes exigió un nuevo proceso de acreditaciones para el proceso y saludó la decisión del tribunal, aunque siguió criticando la escasez de puestos para la prensa en la sala judicial.

Sólo se había concedido la presencia de 50 periodistas, todos ellos alemanes.

El ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, saludó la decisión, así como el vicencanciller Philipp Rösler, de visita en Turquía, donde dijo se palpa el interés y el impacto de los crímenes nazis.

Sin embargo, las implicaciones del juicio pueden ser mayores de lo pensado.

El líder de los Verdes, Cem Özdemir, pidió una reorganización de la Oficina Alemana para la Protección de la Constitución.

"Necesitamos una nueva arquitectura de la seguridad, porque con la actual oficina para la protección de la Constitución, la Constitución no puede protegerse", aseveró Özdemir.

Sin embargo, otros líderes políticos advirtieron de expectativas excesivas en el proceso y señalaron que desde los tribunales no pueden realizarse grandes reformas y que ello corresponde a las autoridades políticas.