Mundo

Miles de japoneses exigen al parlamento poner fin a programa nuclear

En el marco del tercer aniversario del desastre de Fukushima, protestas han surgido en todo el país en los últimos tres años, mientras los japoneses comienzan a poner en duda las garantías del gobierno de que la energía nuclear es segura.
Associated Press
09 marzo 2014 12:3 Última actualización 09 marzo 2014 12:4
[Tokyo Electric ha tenido problemas para controlar la instalación de Fukushima tras el sismo de 2011. / Reuters]  

Manifestantes dijeron que nunca olvidarán el desastre del 11 de marzo, el peor desde Chenobyl. (Reuters/Archivo)

TOKIO.- Al compás de tambores y con carteles que proclamaban "Adiós nucleares", miles de personas se concentraron el domingo en un parque de Tokio y se dirigieron al parlamento para exigir el fin de la energía atómica cuando se acerca el tercer aniversario del desastre de Fukushima.

Los participantes en la manifestación, una de varias planeadas en diversas ciudades japonesas, dijeron que nunca olvidarán el desastre nuclear del 11 de marzo de 2011, el peor desde Chernobyl.

Prometieron además bloquear la decisión del gobierno del primer ministro Shinzo Abe de reactivar varios de los 48 reactores apagados y renegar del compromiso del gobierno anterior de reducir la dependencia del país de la energía nuclear. Las importaciones de crudo se han disparado desde el desastre, perjudicando la economía.

Katsutoshi Sato, un trabajador ferroviario jubilado que participó en la protesta, empuñaba una caña de pescar con la foto de un pez colgada del anzuelo, para resaltar los temores sobre la contaminación radiactiva de los ríos.

"Las protestas aumentan", dijo, destacando que participaba en la tercera manifestación antinuclear. "Viene todo tipo de gente, inclusive familias con niños".

Protestas como las del domingo han surgido en todo el país en los últimos tres años, mientras los japoneses comienzan a poner en duda las garantías del gobierno de que la energía nuclear es segura.

El movimiento ha atraído además personalidades como Ryuichi Sakamoto, que compartió el premio Oscar por "El último emperador" y el ganador del Premio Nobel Kenzaburo Oe.

La planta nuclear de Fukushima Dai-ichi, que explotó y sufrió tres fusiones nucleares, sigue contaminando con radiación el aire y el mar. Su desactivación seguramente llevará décadas.

Robert Geller, un sismólogo de la Universidad de Tokio, dijo que es preocupante que luego de tres años no existe una plena explicación de lo ocurrido en Fukushima y cómo evitar una repetición.

Todas las notas MUNDO
Piñera y Guillier van por segunda vuelta en elección presidencial de Chile
El jefe de estado más longevo del mundo no ofrece su renuncia... por ahora
Turquía veta todos los actos LGBTI en Ankara
¿Quién será el nuevo presidente de Chile?
Dos agencias europeas buscan nueva 'casa' por el Brexit
Argentina detecta llamadas que realizó el submarino desaparecido
Casi 200 países reafirman lucha contra cambio climático, pese a retiro de EU
Argentina pide ayuda internacional para localizar submarino
Exalcalde de Caracas huye de arresto domiciliario; viaja hacia España
EU publica más archivos del FBI sobre asesinato de Kennedy
Muere a los 87 años el 'capo de capos' de la Cosa Nostra
Reportan choque entre avioneta y helicóptero en Reino Unido
Cubanos se desesperan ante prohibición de licencias para trabajo privado
Cumbre climática termina con avances sobre Acuerdo de París
China 'entre la espada y la pared' por Donald Trump y Kim Jong-un
Submarino argentino desaparece con 44 tripulantes
Mandatarios de España y Bélgica se reúnen en crisis catalana
Mugabe reaparece entre rumores de renuncia; arrestan a 3 ministros
Fuerzas iraquíes recapturan última ciudad bajo control de ISIS
Acusan a Maduro de 8 mil asesinatos
Fiscal en Brasil pide embargar bienes a Lula por más de 7 mdd
Incendio deja al menos 20 heridos en hogar para ancianos en Pensilvania
Imágenes muestran que Norcorea trabaja en submarino lanzamisiles
Pentágono apoya renuncia de Trump... por error
Activistas que defienden a inmigrantes quieren a IBM de su lado