Mundo

Miles de chiitas marchan para defender Irak y sus lugares santos

La mayor manifestación se registró en la ciudad Sadr, suburbio de mayoría chiita en el norte de Bagdad, donde cientos de hombres vestidos con ropa de combate y armados con rifles de asalto marcharon en formación militar.
Notimex
21 junio 2014 17:22 Última actualización 21 junio 2014 17:23
Ejército Mehdi,

Combatientes del Ejército Mehdi, leales al clérigo chiíta Moqtada al-Sadr, marchan durante un desfile en la ciudad de Sadr, en Bagdad. (Reuters)

MADRID.- Miles de musulmanes chiitas prometieron hoy proteger sus lugares religiosos, durante multitudinarias marchas que llevaron a cabo a través de Irak, en una enorme demostración de fuerza convocada por el clérigo de esa rama del Islam, Moqtada al-Sadr.

La mayor manifestación se registró en la ciudad Sadr, suburbio de mayoría chiita en el norte de Bagdad, donde cientos de hombres vestidos con ropa de combate y armados con rifles de asalto marcharon en formación militar.

Se estima que el clérigo chiita comanda a más de 10 mil hombres y que muchos de ellos se han sumado como voluntarios a las fuerzas iraquíes para combatir a los rebeldes sunitas liderados por el grupo radical Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL).

El comando armado de al-Sadr, conocido como Ejército Mehdi antes de ser disuelto, luchó entre 2006 y 2008 contra la invasión de Estados Unidos.

Sin declaraciones del gobierno de Irak, las marchas hicieron hincapié en que sólo servirían como fuerza defensiva para proteger Bagdad y los lugares santos chiitas, estimaron analistas.

Sin embargo, el resurgimiento del comando de al-Sadr, acusado de participar en el conflicto sectario, eleva los temores de una guerra entre sunitas y chiitas en Irak.

Rebeldes sunitas y combatientes del EIIL se han apoderado de grandes zonas del país, incluyendo las ciudades de Mosul y Tikrit, en el norte de Irak, y amenazaron con tomar Bagdad, así como las ciudades santas chiitas de Kerbala y Nayaf.

Ante el rápido avance de los combatientes, el gobierno y las autoridades religiosas chiitas pidieron a los iraquíes sumarse como voluntarios para combatir la rebelión y la masiva respuesta ha suscitado enfrentamientos que están frenando a los rebeldes.

Este sábado, los rebeldes incautaron un cruce fronterizo entre Irak y Siria, cerca de la ciudad de Qaim, a unos 320 kilómetros de Bagdad, una acción que dejó 30 soldados iraquíes muertos, mientras que la ciudad de Ragua en la provincia de al-Anbar, cayó en manos del EIIL.

Durante la noche se registraron enfrentamientos entre los rebeldes y las fuerzas iraquíes en torno a la mayor refinería de petróleo del país, en la ciudad de Baiji, a unos 43 kilómetros al norte de Tikrit.

Fuentes locales indicaron que los rebeldes se hicieron nuevamente del control de la instalación petrolera y tomaron como prisioneros a varios soldados, sin embargo portavoces del ejército desmintieron la información.

El Ministerio iraquí de Petróleo se negó a comentar la información e indicó que el Ministerio de Defensa investigaba el asunto.

Los rebeldes habían salido de la refinería la víspera después de fuertes combates, se replegaron a Baiji y capturaron esa ciudad, pero por la noche lanzaron ataques contra la instalación que fueron repelidos por las fuerzas iraquíes, reportó la televisión estatal.