Mundo

Miles de activistas prodemocracia marchan en Hong Kong

Miles de activistas prodemocracia marcharon silenciosamente el domingo por las calles de Hong Kong, cargando pancartas que decían que se sienten traicionados e indignados por el rechazo de Pekín a permitir elecciones democráticas del próximo presidente ejecutivo de la ciudad el 2017.
Reuters
14 septiembre 2014 14:9 Última actualización 14 septiembre 2014 14:10
(Reuters)

Los manifestantes también llevaban pancartas que llamaban a una desobediencia civil.(Reuters)

HONG KONG.- Miles de activistas prodemocracia vestidos de negro marcharon silenciosamente el domingo por las calles de Hong Kong, cargando pancartas que decían que se sienten traicionados e indignados por el rechazo de Pekín a permitir elecciones democráticas del próximo presidente ejecutivo de la ciudad el 2017.

Los manifestantes también llevaban pancartas que llamaban a una mayor desobediencia civil y vitorearon a estudiantes que planean boicotear las clases.

"¡Pekín ha violado nuestra confianza! ¡No hay esperanzas de sufragio universal!", decía una de las pancartas.


Decenas de manifestantes que apoyan al gobierno se reunieron en las cercanías, también con pancartas y gritando contra los activistas y estudiantes prodemocráticos.

"¡Los estudiantes deberían concentrarse en estudiar!", gritó Pok Chun-chung, organizador del movimiento "Protejan a Hong Kong", que respalda al Gobierno.

La protesta se desarrolló en forma pacífica y la policía se mantuvo cerca en todo momento. Los organizadores estimaron que había cerca de 4.000 manifestantes en su punto más álgido, mientras que la policía calculó unos 1.860.

La marcha del domingo fue la más reciente en una serie de confrontaciones entre activistas prodemocráticos y fuerzas partidarias del Gobierno respecto a la magnitud que debieran tener las reformas democráticas en Hong Kong.

La ex colonia británica fue devuelta a la China comunista en 1997 bajo la forma de Gobierno "un país, dos sistemas". Se le otorgó una amplia autonomía, incluyendo una añeja promesa de "sufragio universal".

Este verano boreal, Pekín dejó claro que no permitirá elecciones completamente democráticas. Activistas prodemocráticos afirman que la decisión de China de controlar férreamente quién puede ser nominado para las elecciones del 2017 significa que Hong Kong se arriesga a terminar con una democracia "falsa".