Mundo

Merkel se reúne con líderes SPD para más negociaciones

10 febrero 2014 4:31 Última actualización 13 octubre 2013 10:17

 [La iquierda alemana insiste en un nuevo salario mínimo de 8.50 euros por hora / Reuters]  


Reuters

Berlín.- La posición socialdemócrata de Alemania arrojaron un potencial nuevo obstáculo al gobierno de una 'gran coalición' con la canciller Angela Merkel el domingo antes de una nueva ronda de negociaciones, diciendo que insistirían en un salario mínimo nacional.

Los conservadores de Merkel derrotaron a sus rivales de centro izquierda en las elecciones del 22 de septiembre, pero necesita al SPD o a las Verdes como socio de coalición y ninguno de los dos ha demostrado muchos deseos de unirse a ella.

La posibilidad de que las negociaciones duren meses preocupa a los socios europeos de Alemania, que temen que pueda retrasar decisiones sobre las medidas a adoptar para luchar contra la crisis de la zona euro, como un plan para la unión bancaria.

El SPD está considerado el aliado más probable de Merkel - en una vuelta de la coalición de derecha-izquierda que gobernó de 2005 a 2009 - y la canciller tiene previsto celebrar conversaciones exploratorias con el partido el lunes.

Se espera que Merkel presente ofertas detalladas en la reunión, dijo la vicelíder del SPD Andrea Nahles el domingo.

"No habrá gobierno con el SPD a menos que haya un acuerdo para un salario mínimo nacional de 8,50 euros por hora", dijo Nahles al diario Bild am Sonntag. "Espero compromisos más concretos de ella en esta reunión, no sólo sobre el salario mínimo".

El SPD, que defendió un salario mínimo y más impuestos para los ricos en su campaña, sufrió una derrota en las urnas.

Aunque el partido ha dejado de insistir discretamente en un aumento de impuestos, Nahles dijo que sus miembros no aceptarían un acuerdo de coalición sin un salario mínimo. Sin este mínimo, algunos trabajadores en Alemania llegan a cobrar hasta 3 euros por hora.

Los cristiano demócratas de Merkel se han opuesto a un salario mínimo nacional, diciendo que les corresponde a los negociadores salariales decidirlo y que ellos sólo apoyan "suelos salariales" en sectores. Los conservadores están, no obstante, totalmente en contra de un aumento de impuestos.

El partido de Merkel no respondió a los comentarios de Nahles del domingo.

La una vez orgullosa SPD, sumida en el caos tras ver descender su respaldo a un 25,7 por ciento desde un 40,9 en 1998, se muestra cauta a la hora de unir sus fuerzas de nuevo con Merkel después de ver cómo esta se llevaba la mayor parte del crédito en la última coalición.
 
 
 
 
Todas las notas MUNDO
Esto es lo que sabemos de los atentados en Barcelona y Cambrils
Dos muertos y seis heridos tras agresión con cuchillo en Finlandia
¿Quién es Steve Bannon?
Trump despide a su estratega en jefe, Steve Bannon
Constituyente asume competencias del Parlamento de Venezuela
Ataque con cuchillo en Alemania deja un muerto
México y Cuba elogian vínculos bilaterales, sin referirse a Venezuela
Renuncian miembros de Comisión de las Artes por comentarios de Trump
Brasil amplía investigación de sobornos a firmas de EU y Grecia
Terroristas de Barcelona preparaban "atentados de mayor alcance": policía
Sigue remoción de estatuas confederadas pese a quejas de Trump
Trump presume de fronteras seguras en EU tras atentados en España
Erdogan pide a turcos en Alemania que voten contra Merkel
Cuarta persona detenida en relación con atentados en España
Ivanka Trump y Jared Kushner se reunieron con aliado de Putin
Estados Unidos defenderá a Japón en caso de ataque de Corea del Norte
Más de 400 muertos por inundaciones en Sierra Leona: Cruz Roja
EU pide a Latinoamérica que se una a coalición contra ISIS
4 muertos tras intento de ataque terrorista al sur de Barcelona
ISIS se atribuye atentado en Barcelona
¿Por qué los CEOs abandonaron los consejos económicos de Trump?
Senador de EU pide investigar bebidas alcohólicas en México
Cierran cárcel venezolana donde murieron 37 personas
Chile rechaza petición de EU de romper lazos con Corea del Norte
Asesor económico seguirá en su cargo pese a diferir con Trump sobre Virginia