Merkel encabezará nuevo gobierno, la duda es el partido de coalición
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Merkel encabezará nuevo gobierno, la duda es el partido de coalición

COMPARTIR

···
Mundo

Merkel encabezará nuevo gobierno, la duda es el partido de coalición

18/08/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.


Notimex

Berlín.- La canciller federal Ángela Merkel y su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), son los favoritos en la carrera electoral hacia los comicios del próximo 22 de septiembre: la única incógnita es cuál partido hará coalición con el nuevo gobierno.

La CDU de Merkel y su partido hermano bávaro, la Unión Social Cristiana, cuentan con un apoyo en las encuestas superior al 40 por ciento, con una considerable ventaja frente a su principal contrincante, los socialdemócratas.

Si las elecciones tuvieran lugar este día, el partido de Merkel volvería a hacerse con el poder y la única cuestión abierta sería quién va a ser su socio de coalición.

Así, la incógnita sería si repite con su actual maltrecho socio, el Partido Liberal Democrático (FDP), o si se ve obligado a una gran coalición con el Partido Social Demócrata (SDP), como la que gobernó el país entre 2005 y 2009.

La CDU, que para su campaña ha contado con un presupuesto de 20 millones de euros, apuesta sus cartas a la fortaleza de Merkel, que aspira a un tercer mandato y que se ha ganado la confianza de los alemanes sobre todo por su política de ahorro impuesta a otros países para superar la crisis del euro.

El objetivo es posicionar al partido en el centro de la sociedad alemana, atraer electores de otras agrupaciones y evitar una huida de los suyos.

Merkel, química oriunda de la antigua Alemania del Este, ha liderado dos mandatos de gobierno (uno entre 2005 a 2009 con el SPD como socio y otro desde 2009 hasta la actualidad con el FDP).

Además, en 2000 Merkel se hizo con la secretaría general del partido tras un escándalo de donaciones y distanciarse del ex canciller federal y jefe de partido Helmut Kohl.

Al frente del partido, Merkel, de 59 años, ordenó una modernización programática, reconsiderando posiciones base de la CDU como el servicio militar obligatorio o la defensa de la energía nuclear, o incluso la política educativa o familiar.

De su partido hermano en Baviera, la Unión Socialcristiana (CSU), apenas se habla de forma independiente a nivel nacional.

Pero a nivel regional afronta una cita clave tan solo una semana antes de las elecciones generales: el 15 de septiembre hay regionales en Baviera, en lo que el jefe del partido, Horst Seehofer, ha denominado "la madre de todas las batallas", ya que se considera decisiva de cara al 22 de septiembre.

La situación del principal contrincante del partido de Merkel, el SPD, no es demasiado prometedora de cara a la cita electoral.

Hace un año, los socialdemócratas podían estar casi seguros de una remontada que podría llevarlos de nuevo a la Cancillería Federal tras los malos resultados de 2009 (sólo obtuvieron el 23 por ciento de los votos), tras elecciones regionales en las que sumaron nueve gobernadores en los estados federados.

Sin embargo, a nivel nacional las encuestas le otorgan un máximo del 27 por ciento de los votos, por lo que difícilmente podrían alcanzar su objetivo: superar el 30 por ciento.

Por eso iniciaron una campaña para acercarse a los ciudadanos en la que prevén más de cinco millones de visitas a casas de familias alemanas.

Su campaña, al frente de la cual se sitúa el exministro de Finanzas, Peer Steinbrück, de 66 años, y para la que tienen un presupuesto mayor que la CDU, de 23 millones de euros, está centrada en pedir un salario mínimo de 8.50 euros la hora.

Además, una jubilación solidaria de 850 euros, una congelación de los precios del alquiler y una inversión anual de hasta 20 mil millones de euros en educación.

Su candidato Steinbrück ha sido criticado por falta de carisma, preparación y de un equipo propio, así como por declaraciones desafortunadas e incluso algunos cuestionan que sea la mejor opción en el seno del SPD.