Mundo

Me equivoqué, pero nada me impedirá gobernar: Rajoy

10 febrero 2014 5:19 Última actualización 01 agosto 2013 10:13

 [Mariano Rajoy / Foto: Reuters] 


 
 
Reuters
 
 
 
Madrid.-  Enlodado por un escándalo de corrupción por presuntos manejos contables ilegales en el partido Popular (PP), el presidente de España, Mariano Rajoy, admitió que se equivocó al confiar en el extesorero de su partido, Luis Bárcenas.
 
 
Las explicaciones del mandatario en una esperadísima comparecencia en la sede parlamentaria no convencieron a la mayoría de los partidos de la oposición, cuyos dirigentes pidieron la dimisión de Rajoy y convocaron a nuevas elecciones.
 
 
En respuesta a estas reacciones, el presidente español aseguró que ha declarado todos sus ingresos y que las denuncias de Bárcenas, que han erosionado fuertemente la imagen del ejecutivo, son una "asombrosa e imaginativa colección de falsedades".
 
 
"Los hechos sobre los que deseo informar a la Cámara se resumen en dos palabras: me equivoqué", declaró Rajoy durante una sesión extraordinaria ante el pleno del Congreso.
 
 
"Me equivoqué al mantener la confianza en alguien que ahora sabemos que no la merecía. Cometí el error de creerle a un falso inocente, pero no el delito de encubrir a un presunto culpable", aseveró.
 
 
Antes de esta comparecencia, tanto los partidos de oposición como ciudadanos habían pedido reiteradamente explicaciones a su presidente sobre el escándalo que implica al extesorero y exgerente de su partido, quien declaró ante el juez que existió una contabilidad oculta en el Partido Popular (PP), la cual que implicaba pagos de empresarios de la construcción a líderes de la formación, incluido Mariano Rajoy. 
 
 
En ese entonces, Rajoy sostuvo que "en el Partido Popular, ni se ha llevado una doble contabilidad ni se oculta ningún delito". "¿Se han pagado sueldos? Sí. ¿Se han pagado remuneraciones complementarias por razón del cargo? Sí, como en todas partes", añadió.
 
 
Luis Bárcenas, quien dirigió las finanzas del PP durante dos décadas, hoy se encuentra en prisión acusado de delitos contra la Administración y la Hacienda Públicas, blanqueo de capitales, estafa procesal en grado de tentativa y de falsedad en documento mercantil dentro del caso de corrupción Gürtel, una red empresarial que habría agasajado a políticos a cambio de la concesión de contratos para sus empresas.
 
 
Los fiscales señalan que acumuló hasta 48 millones de euros en cuentas de bancos suizos que no procedían de ganancias legítimas.
 
 
En este sentido, Rajoy admitió haber creído en la inocencia de Bárcenas hasta que se conocieron los datos de sus cuentas millonarias en Suiza. Asimismo, afirmó que el ataque al PP formó parte de la estrategia defensiva del extesorero.
 
 
El escándalo llegó a máximos después de que el diario El Mundo publicara unos mensajes de texto entre Bárcenas y Rajoy, en los que el mandatario le daba su apoyo después de conocerse la existencia de dichas cuentas.
 
 
 
 
Nada me ha impedido ni me impedirá gobernar: Rajoy
 
 
 
Luego de aceptar su error al haber confiado en el extesorero de su partido, el presidente Mariano Rajoy aseguró que nada lo hará renunciar a su cargo público. 
 
Asimismo, afirmó que asistió a comprecer al Congreso "para frenar la erosión de la imagen de España en el exterior".
 
 
"A eso es a lo que vengo señorías, a frenar esa erosión de la imagen de España que algunos cultivan, a evitar que el daño a los españoles, a los intereses y a su futuro sigan creciendo de manera irresponsable", dijo Rajoy. 
 
 
"Hemos llegado al extremo en el que el mal que ya se ha causado a la imagen del país y a la confianza de los ciudadanos comienza a resultar relativamente pequeño al lado del daño que pudiera producirse si no se sale al paso y se da una respuesta cumplida a lo que esta ocurriendo", agregó.
 
 
En este sentido, el presidente del Gobierno aseguró que no se modificará el rumbo de las reformas políticas y económicas planteadas por el Ejecutivo, que antes de estallar el escándalo ya lidiaba con una profunda recesión, unas cifras de desempleo brutal y protestas contra los recortes en sanidad y educación públicas.
 
 
"Quiero asegurarles que nada de esto afecta o condiciona al gobierno de España. Nada relacionado con este asunto me ha impedido ni me impedirá gobernar", aseguró el mandatario.
 
 
"No modificaré el rumbo de reformas que hemos planeado para salir cuanto antes del estancamiento y estimular la creación de empleo", añadió, asegurando que "el estado de derecho no admite chantajes".
 
 
Rajoy reiteró que su gobierno colaborará con la justicia y comunicó que presentará una reforma de la ley orgánica que regula el Tribunal de Cuentas -que se encarga de controlar la contabilidad de los partidos políticos- la cual endurecerá el código penal para casos de corrupción.