Mundo

Máximo jefe de las FARC se recupera en hospital de Colombia

Rodrigo Londoño ingresó a la Clínica de la Universidad Cooperativa donde se le diagnosticó un "accidente cerebral isquémico transitorio." 
Reuters 
02 julio 2017 19:46 Última actualización 02 julio 2017 19:46
El máximo líder de las izquierdistas FARC, Rodrigo Londoño, se recupera satisfactoriamente después de sufrir un accidente cerebrovascular.  (Tomada de @TimoFARC)

El máximo líder de las izquierdistas FARC, Rodrigo Londoño, se recupera satisfactoriamente después de sufrir un accidente cerebrovascular. (Tomada de @TimoFARC)

BOGOTÁ.- El máximo líder de las izquierdistas FARC, Rodrigo Londoño, se recupera satisfactoriamente después de sufrir un accidente cerebrovascular que le afectó el habla y la movilidad del brazo izquierdo, informaron el domingo los médicos que lo atienden en una clínica de la ciudad colombiana de Villavicencio.

Londoño, de 59 años, ingresó a la Clínica de la Universidad Cooperativa con un cuadro clínico de aproximadamente cinco horas de evolución que le impedía hablar con fluidez y mover con facilidad el brazo izquierdo, por lo que de inmediato se inició un tratamiento médico y terapia.

"Su evolución ha sido satisfactoria, con una mejoría del 90 por ciento. El paciente continuará bajo observación médica de manera preventiva en la Unidad de Cuidados Intensivos", dijo Lydis Herrera, directora de la clínica, quien precisó que al paciente se le diagnosticó un "accidente cerebral isquémico transitorio".

Por su parte, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) dijeron que el estado de salud de su máximo dirigente es "estable y satisfactorio".

El médico Iván Ramírez pronosticó que Londoño podría permanecer en la clínica entre 24 y 48 horas, antes de ser dado de alta.

El líder de las FARC, sufrió un infarto en el 2015, durante la negociación de paz con el Gobierno de Colombia en Cuba, y fue sometido a una cirugía en un hospital de La Habana.

Londoño asistió la semana pasada a la ceremonia con la que ese grupo culminó la entrega de armas a las Naciones Unidas como parte del acuerdo de paz que firmó con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, para acabar con un conflicto de más de medio siglo que ha dejado 220.000 muertos.

Las FARC se convertirán en un partido político y sus alrededor de 7.000 excombatientes se reintegrarán a la vida civil.