Mundo

'Matthew' cae a categoría 1; toca tierra en Carolina del Sur

Después de dejar cerca de 900 muertos y daños en propiedades en Haití, Florida y Carolina del Sur, el huracán 'Matthew' cayó a tormenta categoría 1, puesto que sus vientos sostenidos máximos han bajado a 140 kph, reportó el Centro Nacional de Huracanes.
Reuters
08 octubre 2016 9:58 Última actualización 08 octubre 2016 11:39
Matthew

(AP)

El huracán Matthew se ha debilitado a tormenta categoría 1 pero sigue siendo una amenaza para las costas de Georgia y las Carolinas.

El Centro Nacional de Huracanes en Miami dijo este sábado por la mañana que Matthew estaba centrado a unos 30 kilómetros (20 millas) al sur-sureste de Charleston, South Carolina.

Sus vientos sostenidos máximos han bajado a 140 kph (mph), con vientos de huracán extendiéndose hasta 75 kilómetros (45 millas) de su centro.

Los fuertes vientos y crecida que trae Matthew estaban castigando la costa de South Carolina el sábado por la mañana, y fuertes lluvias y vientos se esparcían por la isla. Se prevé que el centro de la tormenta esté cerca de la costa del sur de North Carolina para el sábado por la noche.

1
 

 

matthew


Asimismo, también reportó que el centro del huracán Matthew tocó tierra en la madruagada de hoy justo al sureste de la ciudad de McClellanville, en South Carolina.

El centro agregó que en ese momento estaba ocurriendo un "incidente grave de inundación interior" en la zona.

La furia del huracán Matthew se hizo sentir el sábado en la Isla Hilton Head, donde se había cortado la electricidad y dos caminos a la isla estaban bloqueados por árboles.

Antes de dirigirse al norte, Matthew dejó casi 900 muertos y decenas de miles de personas sin hogar en Haití, de acuerdo con autoridades locales que indicaron que áreas remotas quedaron aisladas tras el paso del huracán.

1
 

 

Matthew

#Matthew atravesó el extremo occidental de la península de Haití el martes con vientos máximos sostenidos de 233 kilómetros por hora (kph) y lluvias torrenciales. Unas 61 mil 500 personas estaban en refugios, dijeron funcionarios, luego de que el ciclón arrojara las aguas del mar hasta frágiles localidades costeras, algunas de las cuales recién están siendo contactadas ahora.

Al menos tres localidades reportaron decenas de muertos en la zona occidental de Haití, incluyendo Chantal, donde el alcalde informó el fallecimiento de 86 personas, la mayoría por la caída de árboles, y la desaparición de otras 20.

Con las redes de telefonía celular caídas y las carreteras inundadas, la ayuda ha demorado en llegar a las zonas más afectadas de Haití. Los alimentos escaseaban y al menos siete personas murieron de cólera, posiblemente debido a que el agua de la inundación se mezcló con aguas residuales.

El Mesa Verde, un transporte anfibio de la Marina estadounidense, se dirigía hacia Haití para apoyar las tareas de asistencia. El buque tiene helicópteros, excavadoras, vehículos para entrega de agua potable y dos quirófanos.

Matthew pasó de costado por la costa de Florida con vientos de hasta 195 kph pero no tocó tierra allí. El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos redujo a 1 la categoría del ciclón en la escala de intensidad de huracanes de cinco fases de Saffir-Simpson. La categoría 5 es la máxima.

1
 

 

Matthew

En Florida hubo al menos cuatro muertes vinculadas con la tormenta, pero no había reportes inmediatos de daños significativos en ciudades y pueblos en los que Matthew derribó árboles, inundó carreteras y dejó sin energía eléctrica a cerca de 1 millón de hogares y negocios.

En Florida, dos personas murieron por la caída de árboles y una pareja de ancianos falleció al envenenarse con monóxido de carbono emitido por un generador mientras se refugiaban de la tormenta dentro de un garaje.

Aunque se está debilitando gradualmente, se esperaba que Matthew -que provocó evacuaciones masivas a lo largo de la costa de Estados Unidos- se mantuviera como un huracán hasta que comience a alejarse del sureste estadounidense el domingo, según el Centro Nacional de Huracanes.

El presidente Barack Obama y funcionarios instaron a la población a obedecer las instrucciones de seguridad. Residentes de zonas costeras fueron advertidos de fuertes tormentas que podrían representar riesgos de inundar vencindarios enteros, incluso mientras Matthew se aleja de la región.