Mundo

Mas no logra el apoyo de CUP para su investidura 

Durante una asamblea que duró todo el día, los militantes y simpatizantes de la CUP empataron a mil 515 los votos del “sí” y del “no” a la investidura de Artur Mas como presidente de Cataluña.
Agencias
27 diciembre 2015 21:5 Última actualización 28 diciembre 2015 5:0
Artur Mas

El jefe de la Generalitat catalana fue reelegido en septiembre. (Reuters)

BARCELONA.- Después de tres meses de negociaciones, la investidura de Artur Mas como presidente regional de Cataluña quedó en el aire luego de que el único grupo independentista que podía apoyarlo, la Candidatura de Unidad Popular (CUP), de alineación radical y que cuenta con 10 diputados, se dividió en dos votaciones de 50 a favor y 50 en contra.

Los 62 diputados del grupo de Mas, Juntos por el Sí (JxS), son insuficientes para conseguir una mayoría entre los 135 diputados del Parlamento regional, elegidos el pasado 27 de septiembre.

Durante una asamblea que duró todo el día, los militantes y simpatizantes de la CUP empataron a mil 515 los votos del “sí” y del “no” a la investidura de Mas.

Este resultado llevó a la formación “antisistema” a darse una prórroga hasta el 2 de enero para decidir.

Tras este insólito resultado, la dirección de la CUP convocó a una reunión del consejo político de la formación y del grupo de acción parlamentaria que contempla a sus diputados en el Parlamento regional para decidir qué hacer.

Mas, presidente del ejecutivo catalán desde 2010, se presentó a la reelección en los comicios del 27 de septiembre por Juntos por el Sí, agrupación de diversos partidos cuyo objetivo principal es poner en marcha el proceso para la independencia de Cataluña del resto de España.

Sin embargo, el Parlamento catalán rechazó su investidura en las dos votaciones reglamentarias de noviembre, con el voto en contra del resto de grupos.

Los 10 diputados de la CUP, pese a ser independentistas, negaron el apoyo a Mas por su vinculación con casos de corrupción en su partido (Convergencia) y por la ausencia de políticas sociales durante su mandato en una época de crisis económica.

Desde entonces, se han mantenido numerosas reuniones entre diputados de JxS y la CUP para intentar llegar a un acuerdo.

El resultado de la asamblea significa prolongar la situación ya agónica tanto del proceso independentista como de la figura política de Artur Mas.

La dirección de la CUP aprovechó el empate para pedir a JxS que lidera Mas que formule una nueva oferta política más favorable a los anticapitalistas.

Si Mas no consigue ser investido antes del 10 de enero, cuando se cumplen dos meses desde la primera votación de investidura, habrá que convocar a nuevas elecciones en Cataluña.

“El mandato que sale de la asamblea es que hay que seguir debatiendo, para esto nos han elegido”, dijo el jefe de filas de la CUP en el Parlament, Antonio Baños.