Mundo

Marcan el brazo en Venezuela por el racionamiento

El gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela está marcado por las largas filas en los establecimientos para poder comprar productos básicos tal como la comida. 
Lissette Cardona/ Especial
17 julio 2015 1:5 Última actualización 17 julio 2015 5:0
La medida ya se utilizó en 2013. (Archivo/El Impulso)

La medida ya se utilizó en 2013. (Archivo/El Impulso)

CARACAS.- Las largas colas son comunes en cualquier establecimiento para adquirir alimentos u otros productos básicos en Venezuela. Son signo del racionamiento de la comida, de los artículos de aseo personal o de cualquier otro cuya venta esté regulada por el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En Abastos Bicentenario o en otros centros como PDVAL (rama para la distribución de alimentos de la estatal Petróleos de Venezuela) o Mercal, las filas se ordenan con números que se escriben con tinta en los brazos de los compradores. El mecanismo para enumerar consiste en colocar un número a cada cliente y descartarlo una vez que está dentro del establecimiento.

En el recinto hay otro control: el de las máquinas para captar huellas, usadas para marcar la ración de productos que corresponde a la semana. El comprador no podrá volver a adquirir el mismo producto en otra tienda pública. Su huella dactilar es conservada en el sistema de la caja registradora y sólo se libera siete días después.

Las raciones no son fijas. Dependen del inventario de cada tienda. Un tercer control, el de las compras de acuerdo con el número final de la cédula de identidad, fue eliminado de los establecimientos gubernamentales, pero persiste en los centros privados.

Los venezolanos sólo pueden comprar un día a la semana, que se fija por ese número. Por ejemplo, las cédulas terminadas en 1 y 2 sólo pueden comprar bienes los lunes; el 3 y 4 los martes y así hasta el viernes.

Los sábados tienen permitidas las compras los ciudadanos con cédulas terminadas entre 1 y 6, el domingo las restantes. Por medio de redes sociales, como Twitter, los venezolanos vuelcan sus quejas y reportan las colas en los establecimientos.