Mundo

Manifestantes piden a Barack Obama poner fin a las deportaciones

Los organizadores de la protesta advirtieron que llevarán su lucha hasta la misma puerta del mandatario, tras anunciar que frente a la Casa Blanca permanecerán inmigrantes, familias de inmigrantes y promotores de la reforma migración.
Notimex
05 abril 2014 19:3 Última actualización 05 abril 2014 19:3
 [Reuters] Republicanos se niegan a naturalizar a inmigrantes; 85% de ellos tienen familiares en EU. 

La idea, señala uno de los organizadores, es recordarle a Obama la promesa que hizo al principio de su mandato. (Reuters/Archivo)

WASHINGTON.- Cientos de personas se manifestaron hoy frente a la Casa Blanca para demandar al presidente estadunidense Barack Obama el fin inmediato de las deportaciones que afecta a millones de familias inmigrantes a través de todo el país.

Los organizadores de la protesta advirtieron que llevarán su lucha hasta la misma puerta del mandatario, tras anunciar que frente a la Casa Blanca permanecerán inmigrantes, familias de inmigrantes y promotores de la reforma migración.

“Todavía estamos discutiendo cómo vamos a hacerlo porque el permiso que tenemos del Servicio de Parques tiene muchas restricciones”, dijo Marisa Franco, de la campaña “Ni una deportación Más”, una de las organizaciones que convocaron a la manifestación de este sábado.


Franco explicó que la idea de mantener esta presencia “es recordarle todos los días al presidente la promesa que hizo al principio de su presidencia y para que vea el daño que las deportaciones están teniendo en las familias de los inmigrantes”.

Una de estas familias es la de Naira Zapata, quien acudió a la manifestación llevando en brazos a la más pequeña de sus hijas, Nayla Rosales, de apenas meses de nacida.

La mujer originaria de México narró cómo su esposo Arturo Rosales, de nacionalidad guatemalteca, fue detenido hace más de un año en Arizona por supuesta falta de tránsito y luego fue deportado tras haber permanecido detenido por un año.

“Uno a veces se pone triste porque se siente solo, pero estando hoy aquí veo que uno no está solo porque hay más gente peleando por lo mismo que uno lo está haciendo”, dijo la joven mujer ante unas 300 personas, la mayoría de ellos inmigrantes hispanos.

Mientras, José Valdez, pidió a los presentes apoyo a su lucha para lograr la liberación de uno de sus hijos detenido también en Arizona y en espera de que se le dicte una fecha para su deportación.

Walter Tejada, miembro de la Junta de Gobierno del Condado de Arlington, Virginia, y uno de los políticos de más arraigo entre la comunidad hispana, dijo entender que Obama tiene que hacer cumplir la ley “pero lo que pedimos no es para defender a los criminales”.

“Para los criminales, para ellos están las cárceles; es la gente que viene aquí a trabajar duro a quienes estamos defendiendo”, enfatizó el también inmigrante salvadoreño.

En entrevista posterior, Tejada cuestionó el argumento de la administración Obama en el sentido de que las deportaciones se han enfocado a criminales y no en inmigrantes, cuya única falta es su presencia en Estados Unidos sin documentos migratorios.

“Eso no es lo que ha estado pasando y por eso insistimos al presidente que la aplicación de la ley debe enfocarse en los criminales, no en la gente que viene aquí a trabajar duro en busca de mejores oportunidades para ellos y sus familias”, reiteró.

El número de deportaciones durante los cinco años de la administración Obama alcanzó ya casi los dos millones, un cifra récord que ha superado las realizadas durante los dos gobiernos anteriores.

Un análisis del Centro de Investigación Pew reveló en fecha reciente que de la mitad de los indocumentados deportados en 2013 tenían antecedentes criminales, aunque en casi la mitad de estos las faltas eran menores, tales como infracciones de tránsito.