Mundo

Manifestantes en Ucrania amenazan con extender bloqueos a edificios del gobierno

01 febrero 2014 8:22 Última actualización 03 diciembre 2013 19:30

  [Manifestantes han salido a las calles tras el rechazo de asociación con la Unión Europea./Reuters] 


 
Reuters
KIEV.- Manifestantes en Ucrania amenazaron con intensificar el miércoles el bloqueo que mantienen sobre algunos edificios del Gobierno, en medio de la crisis social y política desatada después de que Kiev decidiera rechazar un acuerdo de asociación con la Unión Europea.
Los grupos en protesta afirmaron que también podrían bloquear la sede del Gobierno que aloja el despacho del presidente Viktor Yanukovich, quien viajó a China el martes dejando atrás un país convulsionado por su decisión el mes pasado de no firmar el pacto de acercamiento político y comercial con la UE.
La crisis ha expuesto una vez más la guerra de influencias entre el oriente y occidente que se vive actualmente en Ucrania, que se debate entre el favor de la UE y Rusia desde que la Revolución Naranja del 2004 derrocó el orden político post-soviético.
El primer ministro de Ucrania, Mykola Azarov, dijo que su Gabinete realizaría el miércoles su reunión semanal en el edificio del Gobierno, lo que podría preparar el terreno para un posible enfrentamiento con los manifestantes, que mantienen bloqueadas las entradas desde el lunes.
El Gobierno ucraniano sobrevivió el martes a un intento de la oposición por removerlo en el Parlamento, pero desde entonces apenas ha encontrado alivio a la crisis.
Los mercados internacionales mantuvieron la presión, al elevar los costos para asegurar la deuda ucraniana ante un cese de pagos a un nivel no visto desde enero del 2010. Ucrania enfrenta cuentas por gas y pagos de deuda el próximo año por un monto que supera los 17.000 millones de dólares.
En un tono conciliador, Azarov se disculpó por el uso de la fuerza policial en contra de los manifestantes durante el fin de semana e imploró a los líderes de la oposición que no intentaran repetir los incidentes del 2004 y el 2005, cuando las masivas protestas revirtieron una elección fraudulenta ganada por Yanukovich.
Estados Unidos se pronunció sobre el movimiento de protestas el martes, al instar al Gobierno ucraniano a "escuchar las voces de su pueblo, que desean vivir en libertad y en prosperidad", según dijo el secretario de Estado John Kerry desde Bruselas.