Manifestantes en Brasil buscan tregua con el gobierno
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Manifestantes en Brasil buscan tregua con el gobierno

COMPARTIR

···
Mundo

Manifestantes en Brasil buscan tregua con el gobierno

02/07/2013

 
Reuters
 
 
 
Sao Paulo.-  Los manifestantes en Brasil buscan pactar una tregua con el gobierno que encabeza Dilma Rousseff. 
 
Cristiano Gulias dio una buena calada a su pequeño puro e hizo lo impensable: inició una discusión política en una cafetería un día después de que la selección brasileña de fútbol ganara un campeonato importante.
 
Como algo que podría ser considerado un fenómeno posterior a las protestas, la rápida politización de un país cuyo pueblo finalmente ha "despertado" se produjo luego que millones de brasileños lanzaron consignas durante cientos de protestas en las últimas 2 semanas.
 
Observadores políticos en Brasil dicen que tras una desconcertante semana de silencio luego de que las protestas multitudinarias estallaron el 17 de junio, la presidenta Dilma Rousseff tiene ahora una mayor comprensión de la poderosa oleada política que ha arrasado a Brasil y está respondiendo a ella. Sus acciones han tranquilizado temporalmente el movimiento.
 
"Ahora es tiempo de que la gente se siente y negocie con nuestros líderes", dijo Gulias, de 84 años, que apoya firmemente a los manifestantes, en una cafetería en Sao Paulo mientras otro cliente frecuente del lugar asentía con la cabeza. "Luchamos por el cumplimiento de 1 millón de promesas que los políticos nos han hecho. Hemos exigido que nuestras voces sean escuchadas".
 
Pese a que una encuesta mostró un declive de su popularidad, algunos sostienen que Rousseff ha empezado a responder al mostrarle a Gulias y a otros brasileños que desea que ellos sean escuchados dentro de un sistema político del que prácticamente todos los ciudadanos se han quejado desde que dejó de prestarles atención.
 
Hoy, la presidenta entregará al Congreso sus recomendaciones sobre qué temas deberían ser incluidos en un plebiscito a nivel nacional sobre una reforma política.
 
Lo anterior ayudó a disminuir temporalmente las protestas. Por su parte, los camioneros están en huelga y ya han bloqueado varias rutas clave para el comercio de granos en 8 estados. 
 
Lo que también ayudó a Rousseff fue el final de la Copa Confederaciones de fútbol el pasado fin de semana en el que Brasil resultó triunfador, y el inicio de las vacaciones escolares de invierno en el país sudamericano. El torneo molestó a los ciudadanos por los miles de millones de dólares invertidos en estadios mientras soportan escuelas y hospitales escasos de fondos. Las protestas fueron organizadas, inicialmente, por estudiantes universitarios.
 
"Ella se tomó su tiempo, pero desde que respondió por primera vez Dilma está ofreciendo respuestas y planteando propuestas que atienden las preocupaciones de los manifestantes", señaló Helena Singer, una socióloga y profesora de la Universidad de Sao Paulo.
 
"Su fuerte respaldo a la reforma política fue enérgico. Ha hecho propuestas sobre atención médica y educación, temas que estuvieron en la agenda de los manifestantes. Lo peor que hizo fue el retraso, pero ahora está respondiendo a los manifestantes", afirmó.