Mundo

Manifestantes de Hong Kong piden dialogar con Beijing

A través de una carta abierta a funcionario del gobierno de Hong Kong, los manifestantes piden que se transmitan sus reclamos a Beijing y de no ser así, quieren un encuentro directo con el premier chino Li Keqiang y otros funcionarios para expresar sus posiciones.
AP
28 octubre 2014 9:24 Última actualización 28 octubre 2014 9:26
Hong Kong

Los manifestantes que ocupan las calles de Hong Kong buscan un diálogo directo con Beijing.(Reuters)

HONG KONG. Los activistas estudiantiles por la democracia que han ocupado las calles de Hong Kong desde hace un mes insinuaron que las negociaciones directas con altos funcionarios del Partido Comunista Chino podrían ser una vía para poner fin al enfrentamiento con el gobierno local.

Los dirigentes dijeron que quieren que el gobierno de Hong Kong transmita sus reclamos de mayor democracia a Beijing. De no ser posible, quieren concertar un encuentro directo con el premier chino Li Keqiang y otros funcionarios para expresar sus posiciones.

Estas demandas aparecieron en una carta abierta al número dos en la jerarquía de Hong Kong luego de reuniones con el gobierno la semana pasada que no rindieron fruto.

Los dirigentes estudiantiles tratan de mantener el impulso del movimiento luego de haber cancelado un referendo, cuya intención era obtener apoyo para la movilización. Los organizadores dijeron que abandonaron la idea porque no habían consultado con la gente.

Los manifestantes ocupan las calles principales de tres barrios de Hong Kong desde el 28 de septiembre, cuando la policía fracasó en su intento de dispersarlos con gases lacrimógenos.

Beijing ha decretado que una comisión aprobará los candidatos para las elecciones directas de 2017 de las que saldrá el jefe de gobierno de la ciudad semiautónoma. Muchos lo consideran una farsa de democracia y los manifestantes reclaman el derecho de los ciudadanos a designar a sus candidatos.

Al cumplirse un mes de la movilización, los manifestantes realizaron un acto que comenzó con el despliegue de paraguas y 87 segundos de silencio, uno por cada granada de gas lanzada por la policía.