Mundo

Manifestantes de Hong Kong extienden bloqueo y levantan barricadas

El jefe ejecutivo, C.Y. Leung llamó a detener la ocupación de las calles de esta ciudad y reiteró que no renunciará; la vocera del ministerio chino de Exteriores, Hua Chunying, hizo un severo llamado a todos los países para que no interfieran en los asuntos internos de Hong Kong, “pues son de la incumbencia de China”.
Agencias
30 septiembre 2014 8:2 Última actualización 30 septiembre 2014 8:2
Honk Kong manifestaciones

Los manifestantes en Hong Kong extendieron su bloqueo, almacenaron suministros y levantaron barricadas ante el rumor de que la policía podría intentar despejar las calles. (Reuters)

HONG KONG. Decenas de miles de manifestantes pro democracia extendieron el bloqueo de calles en Hong Kong, almacenando suministros y levantando barricadas improvisadas ante una posible intervención policial para despejar las calles antes del Día Nacional chino.

La policía antidisturbios empleó gases lacrimógenos y espray de pimienta contra los manifestantes el fin de semana pero se retiró este lunes, para aliviar la tensión mientras las filas de manifestantes aumentaban.

Los manifestantes pasaron la noche durmiendo o en vigilias sin ser molestados en unas calles habitualmente muy concurridas en el centro financiero mundial.

Durante la noche se extendieron rumores entre los manifestantes de que la policía se preparaba para intervenir de nuevo. Cuando amaneció, muchos seguían alerta, especialmente en la víspera del aniversario de la fundación del Partido Comunista de la República Popular de China en 1949.

"Muchas personas poderosas de China continental vendrán a Hong Kong. El gobierno de Hong Kong no quiere que vean esto, así que la policía debe hacer algo", dijo Sui-ying Cheng, de 18 años, estudiante de la Escuela de Educación Profesional y Continua de Hong Kong, sobre la fiesta nacional.

"No tenemos miedo. Nos quedaremos aquí esta noche. Esta noche es la más importante", agregó.

Por su parte, el jefe ejecutivo de Hong Kong, C.Y. Leung llamó de nuevo, a detener la ocupación de las principales calles de esta ciudad, aunque reconoció que la gente y los hombres de negocios de este centro financiero, deben de hacerse a la idea de que la ocupación de las zonas céntricas de la ciudad durará largo tiempo, y descartó atender la demanda de renunciar al cargo.

Los manifestantes, en su mayoría estudiantes, demandan una democracia plena y han pedido a Leung Chun-ying, que dimita, después de que Pekín descartó hace un mes celebrar elecciones libres para elegir al líder de Hong Kong en el 2017.

Las protestas se concentran en al menos cuatro de las zonas más concurridas de Hong Kong, entre ellas el distrito central del Almirantazgo, donde tiene su sede el gobierno de Hong Kong, el distrito central de negocios, el distrito comercial Causeway Bay, y el distrito densamente poblado de Mong Kok en Kowloon.

Alex Chow, líder de la Federación de Estudiantes de Hong Kong, dijo que los manifestantes representaban más que una concentración de estudiantes y el movimiento "Occupy Central".

"Ha evolucionado a un movimiento civil", dijo Chow.

Los manifestantes crearon puntos de suministro con botellas de agua, frutas, galletas, impermeables desechables, toallas, gafas, máscaras faciales y tiendas de campaña, lo que indican que se preparan para permanecer mucho tiempo.

Algunos colocaron vallas de metal en posiciones al borde de la multitud, presumiblemente para detener un avance policial. En al menos una ubicación, varias furgonetas y un camión estaban aparcados en filas en un esfuerzo aparente por bloquear una carretera.

Los líderes del Partido Comunista están preocupados por si las protestas se pudieran extender a la China continental, y han censurado agresivamente las noticias y comentarios en los medios sociales sobre las manifestaciones en Hong Kong.

Mientras tanto, la vocera del ministerio chino de Exteriores, Hua Chunying, hizo un severo llamado a todos los países para que no interfieran en los asuntos internos de Hong Kong, que a su vez son únicamente de la incumbencia de China, aseveró.

Llamó "ilegal" al movimiento que ha tomado las principales calles de la ex colonia británica, y dijo que el gobierno central chino confía en la forma en que las autoridades hongkonesas están manejando la situación.

Con información de Reuters y Notimex