Mundo

Malí busca a sospechosos por toma de rehenes en hotel de Bamako

Las fuerzas de seguridad de Malí investigan a los 3 sospechosos del ataque en el hotel Radisson, en el centro de Bamako. La búsqueda se produce en el marco de un estado de emergencia decretado por el gobierno. 
Notimex
21 noviembre 2015 16:50 Última actualización 21 noviembre 2015 16:50
Mali

El ataque fue reivindicado por el grupo yihadista del argelino Mokhtar Belmokhtar, vinculado a la red Al Qaeda. (Reuters)

Las fuerzas de seguridad de Malí se lanzaron hoy a la caza de tres sospechosos presuntos involucrados en la toma de rehenes que tuvo lugar el viernes en un hotel de lujo en Bamako y que dejó 21 muertos.

La búsqueda de los sospechosos se produce en el marco de un estado de emergencia decretado por el gobierno del presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keïta, medida que inició al primer minuto de este sábado y culminará dentro de 10 días.

El ataque en el hotel Radisson, en el centro de Bamako, capital maliense, comenzó la mañana del viernes cuando hombres armados irrumpieron en el inmueble y tomaron a 170 personas -la mayoría extranjeros- como rehenes, entre huéspedes y empleados.

La intervención de las fuerzas especiales de Malí, respaldadas por tropas estadounidenses y francesas, puso fin a la toma de rehenes después de más de nueve horas, cuyo más reciente balance de víctimas se colocó en 21 muertos, entre ellos seis ciudadanos rusos.

Durante la operación militar, los rehenes pudieron salir del edificio y los esfuerzos se centraron en los atacantes, quienes se habían atrincherado en un piso superior del hotel, hasta que fueron neutralizados por las fuerzas especiales.

Las autoridades confirmaron la muerte de dos atacantes, pero hasta ahora se desconoce el número de hombres armados que participaron en la toma de rehenes ya que unas fuentes señalan que eran dos y otras refieren hasta 10.

El ataque fue reivindicado por el grupo yihadista del argelino Mokhtar Belmokhtar, vinculado a la red Al Qaeda.

En un discurso a la nación, el presidente Boubacar Keïta condenó el ataque y lamentó la pérdida de vidas, antes de declarar un estado de emergencia en el país por 10 días, a partir de este sábado, y un periodo de tres días de luto por las víctimas.