Mundo

Madre de mexicano ultimado en Pasco pide justicia

Gracias a una visa humanitaria, Agapita Montes, madre del michoacano que fue ultimado por tres policías en Pasco, Washington, se encuentra en Estados Unidos esperando que le entreguen el cuerpo de su hijo para sepultarlo en su natal Aquipa. 
Roxana González
18 febrero 2015 20:44 Última actualización 19 febrero 2015 5:0
Erika Zambrano sostiene la fotografía de Antonio Zambrano, quien fue asesinado por elementos de la policía de Pasco. (AP)

Erika Zambrano sostiene la fotografía de Antonio Zambrano, quien fue asesinado por elementos de la policía de Pasco. (AP)

CIUDAD DE MÉXICO. Seis días han pasado desde que doña Agapita Montes partió desde Aquipa, Michoacán, para recuperar el cuerpo de su hijo Antonio, abatido por policías de Pasco, Washington, a donde llegó con la única esperanza de que se tratara de un error y estuviera vivo.

“Aunque vi el video y sabía que era él, pues dentro de mí todavía había una esperanza, los estudios que nos han hecho ya comprobaron que se trata de mi hijo, ahora lo único que quiero es ya llevármelo y darle cristiana sepultura”, afirmó doña Agapita en entrevista telefónica con El Financiero.

Convencida de que Antonio no merecía morir así, ahora pide justicia y que los asesinos de su hijo sean llevados ante la autoridad “para que no vuelvan a hacer lo que hicieron con Antonio con otros mexicanos, quien no era un criminal y lo mataron a sangre fría”.

“Seguimos esperando, ya llevamos cuatro días aquí gracias a la visa humanitaria que obtuvimos para pasar, pero todavía no nos dicen cuánto tiempo tendremos que esperar para poder llevárnoslo a Michoacán, allá la familia nos espera”, añadió.

Hace diez años Antonio Zambrano viajó a Estados Unidos para darle una mejor calidad de vida a su familia. Desde aquél momento sus padres y hermanos jamás lo volvieron a ver, aunque, según su madre, se comunicaba por teléfono algunas veces e incluso les enviaba algo de dinero.

“Que supiéramos él no era agresivo, seguro pasaba por un mal momento cuando sucedió, porque tenía poco de haberse separado de su esposa, pero por más grave él no merecía morir así”, insiste doña Agapita, quien sigue a la espera de que los trámites forenses y administrativos concluyan pronto y el cuerpo de su hijo le sea entregado para trasladarlo a México y seguir con la demanda judicial que la familia Zambrano Montes inició contra los tres policías que lo acribillaron.

“La verdad es que ya queremos que esto termine y podamos regresar, sólo estamos esperando que nos digan que ya nos lo podemos llevar, aunque todavía no sabemos cuándo, de la demanda, pues ya los abogados se encargarán”, concluye doña Agapita.