Mundo

Macri corre a titular de Hacienda; lo culpa de recesión

Decide dividir la cartera y pone en Finanzas a negociador de fondos buitres. Es la segunda baja en el gobierno de derecha, en menos de una semana. 
AFP 
26 diciembre 2016 21:6 Última actualización 27 diciembre 2016 5:0
Mauricio Macri, presidente de Argentina.

Mauricio Macri, presidente de Argentina.

BUENOS AIRES.- El presidente de Argentina, Mauricio Macri, produjo ayer un sismo político al relevar a su ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, en medio de una economía en recesión y reformas impopulares que dominan su primer año de gobierno.

“El presidente le pidió la renuncia por un tema de diferencias políticas”, anunció el jefe de gabinete, Marcos Peña, en una conferencia de prensa en la que dio las gracias al político por su colaboración durante un año de trabajo con la administración de Macri.

La caída del mayor responsable de la política económica argentina vino de la mano de una reforma con la que la cartera económica fue dividida en dos y nombrados los economistas liberales Luis Caputo, en Finanzas y Nicolás Dujovne en Hacienda.

La medida se produce mientras la economía argentina acumula en el año un derrumbe de 2.4 por ciento, tras los ajustes aplicados por el presidente para afrontar un pesado déficit fiscal y hacer llegar las inversiones al país.

La recesión comenzó con la devaluación de 32 por ciento dispuesta por Macri al asumir el poder en diciembre de 2015 y se ahondó con una inflación anual de más de 40 por ciento, con fuerte caída del poder adquisitivo de los salarios y el consumo.

Peña elogió a Caputo por ser el funcionario que hasta ahora conducía el área de financiamiento público. En cambio, Dujovne es director de una consultora de mercado y formó parte de la Fundación Pensar, un tanque de ideas de la gobernante alianza Cambiemos, que une a derechistas con socialdemócratas. Además fue consultor del Banco Mundial (BM).

La discrepancia

Prat-Gay era ministro clave del gabinete por su mayor perfil político. Se anotó éxitos como la salida del “cepo cambiario”, un tope para adquirir divisas que impuso el gobierno peronista de centroizquierda de Cristina Kirchner (2007-2015) y le pidió al titular del Banco Central, Federico Adolfo Sturzenegger, bajar la tasa de interés de 25 por ciento para reactivar la economía, pero discrepó con la política de shock del gobierno con el “tarifazo” de hasta 500 por ciento a la energía, que motivó protestas callejeras y una maraña judicial de reclamos.

La misión de Caputo, quien tuvo un rol crucial en las negociaciones para poner fin al agotador conflicto judicial con acreedores ultraespeculativos conocidos como “fondos buitres”, será “conseguir financiamiento”, dijo Peña.

Esta es la segunda baja en el gobierno de Macri en menos de una semana, tras la dimisión de la directora de Aerolíneas Argentinas, Isela Costantini.