Mundo

'Lula' quiere regresar a la presidencia en 2018

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo que para las próximas elecciones de Brasil él tendrá 72 años y el tesón de alguien de 30 para ser candidato a la presidencia de la República.
Agencias
28 febrero 2016 20:35 Última actualización 29 febrero 2016 5:0
[Luiz Inácio Lula da Silva/Ex presidente de Brasil/Imagen de archivo/Cuartoscuro]  Pobreza es enemiga de la democracia, considera.

Luiz Inácio Lula da Silva expresidente de Brasil. (Archivo/Cuartoscuro)

RÍO DE JANEIRO.- El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, anunció su deseo de volver a postularse como candidato del Partido de los Trabajadores (PT) en las próximas elecciones presidenciales, previstas para el año 2018.

“Quiero decir bien alto: tendré 72 años y el tesón de alguien de 30 para ser candidato a la presidencia de la República”, afirmó Lula da Silva durante la fiesta del 36 aniversario de su partido, celebrada en Río de Janeiro.

El anuncio fue seguido por una gran ovación de los cientos de afiliados al PT que estaban en el evento. El Partido de los Trabajadores de Brasil fue fundado en un colegio de Sao Paulo el 10 de febrero de 1980, en plena dictadura militar.

Ante las palabras de Lula también surgió la polémica, debido a que el exmandatario enfrenta actualmente dos investigaciones por supuesta ocultación de patrimonio, pese a que sus abogados solicitaron el viernes pasado a la Corte Suprema la suspensión de ambas.

Las indagaciones buscan esclarecer si el expresidente es propietario de un apartamento y de una casa de campo, ambas en el estado de Sao Paulo, y que fueron reformadas por constructoras salpicadas por el gigantesco escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petobras.

Luiz Inácio Lula da Silva, que en todo momento ha negado las acusaciones, bromeó con los presentes al decir: “Acepto hasta que levanten mi secreto bancario y telefónico; si ese es el precio, sea. Pero cuando esto acabe quiero que me den un apartamento o una casa de campo”.

El exmandatario acusó a la oposición y a algunos medios de comunicación de ser los principales responsables de una campaña de desprestigio contra su partido, sumido en un escándalo por acusaciones de corrupción, y les advirtió que, de ahora en adelante, “se acabó el “Lulinha de paz y amor” y que les dará “la respuesta que se merecen”.