Mundo

Los franceses, reacios a estatuto de primera dama para Brigitte Macron

La petición "contra el estatuto de primera dama para Brigitte Macron", lanzada hace dos semanas en la plataforma change.org, ya reunió 270 mil firmas.
AFP
08 agosto 2017 7:41 Última actualización 08 agosto 2017 8:36
Brigitte Macron

(AFP)

PARÍS.- Más de 270 mil personas firmaron una petición contra un eventual estatuto de primera dama para Brigitte Macron, la esposa del presidente francés, cuyo "papel público" la presidencia quiere clarificar y hacer más transparente.

"Brigitte Macron desempeña un papel, tiene responsabilidades. Queremos transparencia y delimitar los medios de los que dispone", precisó en un tuit, Christophe Castaner, portavoz del gobierno, en medio de la polémica generada por el lanzamiento de la petición contra este estatuto oficial.

En un país en el que los cónyuges de los presidentes han vivido diversos destinos, el joven centrista elegido en mayo había anunciado durante la campaña presidencial que deseaba crear un "verdadero estatuto" de primera dama para acabar con la "hipocresía francesa".

"Tendrá un papel y no se la esconderá, porque comparte mi vida y porque su opinión es importante [...] Creo que es importante clarificar" este papel, había señalado Macron antes de llegar a la presidencia.

En un momento en que se prohibió el empleo de colaboradores a los familiares de ministros y parlamentarios, la voluntad de hacer oficial el papel de la esposa del jefe de Estado irrita a una parte de la opinión pública.

La petición "contra el estatuto de primera dama para Brigitte Macron", lanzada hace dos semanas, contaba en la mañana del martes con 270 mil firmas.

"En un momento en que el gobierno quiere ahorrar [...] no podemos respaldar la iniciativa de un estatuto específico para la esposa" del presidente, afirma la petición, presentada en change.org por Thierry Paul Valette, quien se presenta como "pintor y autor" y "ciudadano comprometido".

'TRANSPARENCIA'

"Con ese estatuto, la primera dama ejercerá su papel como mejor le parezca, y se le reconocerá una existencia jurídica que permitirá gozar de un presupuesto", denuncia el texto.

En respuesta, el entorno de la esposa del jefe de Estado hizo saber que el Elíseo precisará en los próximos días cuál será su "función pública". Brigitte Macron no recibirá una remuneración y no se prevé una modificación de la Constitución, aseguran las mismas fuentes.

Sobre el papel no está definido el marco de acción del cónyuge del jefe de Estado ni los medios de los que dispone. En la práctica, hace tiempo que cuentan con despacho, colaboradores y de un servicio de protección dependientes del presupuesto del Elíseo.

Por ejemplo, el gabinete de Valérie Trierweiler, exmujer de François Hollande, antecesor de Macron, era de 400 mil euros en 2013.

"La idea es que los franceses puedan saber cuánto cuesta este puesto. Es necesario que exista esta transparencia", afirmó en la radio Aurore Bergé, portavoz de la mayoría presidencial parlamentaria.

Brigitte Macron ya hace tres meses que asume esa función: recibió junto a su marido a la pareja Trump, se entrevistó con las estrellas Rihanna y Bono y recibe unas 200 cartas al día.

Además de las funciones de representación, Brigitte Macron desearía dedicarse en el futuro a cuestiones relacionadas con la discapacidad y las enfermedades, según el periódico Le Figaro.

En otros países europeos no existe debate sobre las funciones de los cónyuges de los mandatarios. En Alemania, el marido de la canciller Angela Merkel, el físico Joachim Sauer, no tiene estatuto oficial y mantiene una total discreción, al igual que Philip May, esposo de la primera ministra británica.