Mundo

Los cubanos de "EU" dudan sobre el deshielo

Hace no mucho tiempo la visita de un cubano-americano a Cuba habría molestado a muchos en la comunidad de exiliados de la ciudad.
Reuters
23 julio 2015 0:20 Última actualización 23 julio 2015 5:0
Barack Obama y Raúl Castro

Algunos cubanos-americanos aún desconfían de la nueva política entre Estados Unidos y Cuba. (AP)

MIAMI.- Ron Magill, un cubano-estadounidense de 55 años y que trabaja como portavoz del zoológico de Miami, se sintió gratamente sorprendido a su regreso de un apacible viaje por La Habana a comienzos de este año.

Gran parte de sus amigos y conocidos, muchos de ellos cubano-estadounidenses de segunda y tercera generación, respondieron cálidamente cuando les contó que recorrió la isla en abril con los directores del acuario y del zoológico estadounidense.

"Me sorprendió la falta de respuestas negativas y me abrumó la cantidad de respuestas positivas", dijo.

Hace no mucho tiempo, el viaje de Magill habría molestado a muchos en la comunidad de exiliados de la ciudad, porque en su opinión las visitas menoscababan la política de aislamiento contra el gobierno comunista de Cuba.

Por décadas, los líderes cubano-estadounidenses han usado su poderosa influencia política para que mientras Fidel Castro y su hermano Raúl gobernaran la isla se mantuvieran las sanciones de Estados Unidos.

Con esa idea en mente, se podría haber esperado un movimiento de indignación entre los exiliados tras los anuncios de hace seis meses sobre el histórico descongelamiento de las relaciones, que culminó el lunes con la restauración de los lazos diplomáticos entre Washington y La Habana tras 54 años.

EL RECHAZO NO SE MATERIALIZÓ

"Se acabó en Miami", dijo el abogado del estudio jurídico Akerman, Pedro Freyre, nacido en Cuba y que representa a clientes estadounidenses y extranjeros que buscan hacer negocios en la isla.

Freyre, que antes tenía una postura más dura, dijo que la nueva política de Obama ahora tenía una amplia aceptación entre los 1.5 millones de exiliados de cubanos del sur de la Florida.

Claro que líderes cubano-estadounidenses, como los precandidatos republicanos Marco Rubio o Jeb Bush, han acusado a Obama de querer ser conciliador con el gobierno comunista. Pero son minoría.

1
  

    

Con este acto Cuba reabrió su sede diplomática en Washington. (Reuters)

VIENTOS DE CAMBIO

Los detractores del restablecimiento de los lazos diplomáticos no han tenido mucho éxito en movilizar grandes protestas en las calles. Y aunque muchos desaprueban la política, la resignación es generalizada, moldeada por los cambios demográficos.

La generación que se opuso a los Castro está envejeciendo y dando paso a cubano descendientes nacidos en Estados Unidos y que tienen una visión más pragmática.

Lo mismo se aprecia entre los exiliados más recientes, muchos de los cuales tienen parientes en Cuba y agradecen los beneficios económicos de estrechar la relación con Estados Unidos.

La semana pasada, un sondeo mostró que el 40 por ciento de los cubano-estadounidenses votarían por un candidato que estuviera a favor de la normalización de las relaciones y que apenas un 26 por ciento estaría menos inclinado a hacerlo.

Varios republicanos cubano-estadounidenses han manifestado su apoyo a la nueva política.

"Los cubano-estadounidenses en todas partes, pero en particular la diáspora en el sur de la Florida, han ido despertando a la realidad de que el aislamiento de Cuba no fue y no es una estrategia sostenible", escribió este mes Mike Fernández, un empresario millonario y partidario de Bush, en una columna de opinión para el diario Miami Herald.

"Es tiempo de aceptar el cambio", sostuvo.

Ahora, a quienes apoyaban el cabildeo para la mantención de un embargo económico de cinco décadas contra Cuba se les enfrentan quienes apoyan la política de Obama.

Esa parte opina que es una estrategia de largo plazo que necesita tiempo para ver si alienta a Cuba de acelerar su paso a una economía de libre mercado y a mostrar más respeto por los derechos humanos.

"La vieja guardia (...) no parece darse cuenta de que el mundo cambió", dijo Eddy Arriola, presidente de un banco comunitario en Miami, que trabajó en la comisión de finanzas de las campañas de Obama en 2008 y 2012.

Magill regresó de su viaje convencido de que el cambio de política fue una decisión inteligente.

"No estaba seguro antes de ir porque algunos de mis familiares se oponían a cualquier viaje a Cuba así que preferí verlo por mí mismo", dijo. "Nunca había estado tan orgulloso de mis raíces cubanas", agregó.