Mundo

Lobos solitarios, la nueva escuela del terrorismo

A 15 años del 11S, un hito en la historia de lucha contra el terrorismo,  éste se transforma: ahora cuenta con nuevos medios para esparcirse, ganar seguidores y reclutar gente que busca formarse como "guerreros santos".
Octaviano Lozano
08 septiembre 2016 21:6 Última actualización 09 septiembre 2016 5:0
Dato. 3,000 personas murieron en las Torres Gemelas. 9,000 más resultaron heridas el 11-S

Dato. 3,000 personas murieron en las Torres Gemelas. 9,000 más resultaron heridas el 11-S. (Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO.- A quince años de los atentados del 11S contra el Word Trade Center de Nueva York, que paralizaron al mundo, marcaron un hito en la lucha antiterrorista internacional y redefinieron la política global, el terrorismo -representado en la actualidad en su máxima expresión por el Estado Islámico (ISIS)-, se ha diversificado y ahora viaja por internet para ganar seguidores, adoptando nuevos rostros de lucha desde el anonimato con los “lobos solitarios”, como se conoce a los jóvenes que desde Europa y Estados Unidos, viajan a Siria y otros países árabes para convertirse en tan sólo unas semanas en los nuevos “guerreros santos”.

Detrás de este nuevo fenómeno de reclutamiento, que ha dejado atrás las “escuelas” y campos de entrenamiento con los que el responsable del derrumbe de las Torres Gemelas, Osama ben Laden, colocó en el mundo a Al Qaeda como una “marca conocida”, está la “metamorfosis” del terrorismo que ha permitido a los yihadistas del ISIS penetrar en el núcleo de las sociedades occidentales a través de las redes sociales como Twitter, Ask.fm y los blogs de Tumblr.

De acuerdo con el Centro Internacional de La Haya para el Contraterrorismo (ICCH), sólo entre 2014 y 2015, más de 4 mil jóvenes europeos se unieron a las filas del ISIS en Siria e Irak, de los cuales un 30 por ciento ha retornado a Europa con el fin de golpear “desde adentro”, aprovechando “que son de casa” y tienen menos restricciones que los árabes para entrar a su propio país.

Además, informes de agencias de inteligencia estadounidenses revelaron que ISIS cuenta con unos 30 mil combatientes extranjeros, procedentes de 104 países, de los cuales, en un nuevo fenómeno también, el 17 por ciento son mujeres, cuando en Al Qaeda no llegaba ni al 1 por ciento.


Aunque no existe un perfil concreto sobre el modo en que los chicos, que en promedio no superan los 25 años de edad, adquieren pensamientos extremistas y juran lealtad a ISIS, el ICCH plantea dos posibles vías.

La primera sugiere que los yihadistas europeos residen en zonas urbanas habitadas por migrantes, no son especialmente creyentes, pero sí muy jóvenes. La radicalización ocurre en un mes y pueden hacerlo en solitario, incluso por internet, o en grupo.

La segunda tesis del ICCH plantea que algunos yihadistas retornados operan como reclutas de muchachos que comparten un sentimiento de soledad y los animan a unirse al grupo ofreciéndoles perspectivas de una vida mejor y muy superior a su realidad. Una vez convertidos al islam, los radicales son enviados a luchar en Oriente Medio.

El problema surge cuando estos hombres o mujeres se dan cuenta de que el califato no era lo que les habían prometido y deciden regresar a Europa con la promesa a los yihadistas de continuar sirviendo al califato como reclutador de nuevos “guerreros santos”, lo que ha disparado el número de éstos en países como Francia y Bélgica, naciones víctimas de esta “transformación y diversificación” del terrorismo radical, a quince años del 11S.

>