Mundo

Lobos se acercan a París y encienden debate

Los últimos lobos de Francia se extinguieron en la década de 1920, pero en los 90 regresaron desde las montañas italianas y ahora ambientalistas y ganaderos se enfrentan sobre qué hacer con ellos.
Bloomberg
21 marzo 2014 20:9 Última actualización 22 marzo 2014 5:0
Etiquetas
La contaminación ambiental -la calidad del aire experimentada por un ciudadano medio- llegó el jueves al nivel del 100 por 100 máximo del índice en París.

La contaminación ambiental -la calidad del aire experimentada por un ciudadano medio- llegó el jueves al nivel del 100 por 100 máximo del índice en París. (Reuters)

Los lobos están a las puertas de París.

El 31 de enero se encontró un lobo macho muerto, que probablemente mataron cazadores, en Coole, una ciudad 160 kilómetros al este de la capital francesa.

Desde mayo, lobos han atacado rebaños de ovejas en 29 ocasiones en una serie de pueblos a 80 kilómetros al sudeste de París.

“Para un lobo sólo significa caminar unos días”, dijo Maxime Zucca, un investigador de Natureparif, una organización que financia el gobierno y que estudia la vida silvestre en Île-de-France, la región que rodea la capital. “No podemos pronosticar cuándo llegarán, ni si lo harán, pero es algo para lo cual tenemos que estar preparados”.

Hasta su regreso en los años 90, los últimos lobos de Francia hallaron la muerte en el sudoeste en la década de 1920. En París, se extinguieron a mediados del siglo XIX.

Si bien los lobos no significan un peligro inmediato para los habitantes de la ciudad, se han extendido al norte y al oeste en Francia desde que llegaron desde Italia en 1992, y en todas partes han generado enfrentamientos entre productores, que dicen que sus rebaños están en peligro, y ambientalistas que celebran el regreso de los míticos depredadores.

Los productores, quienes cuentan con el apoyo de algunos miembros del parlamento, quieren que Francia rescinda los acuerdos que prohíben la caza de depredadores protegidos como lobos, linces y osos.

“Los lobos están bien en los Alpes, en Siberia, en Yellowstone, pero son incompatibles con la actividad agraria humana”, dijo la semana pasada en una entrevista Nicolas Dhuicq, un legislador que ha presentado un proyecto de ley para permitir la caza de lobos, en momentos en que se reunía con productores de la región de Aube, al sudeste de París.

Francia tiene en la actualidad una población de entre 250 y 300 lobos, y su cantidad crece, según el International Wolf Center de Ely, Minnesota. En Italia, en cambio, hay más de mil; en España, 2 mil, y en Alemania, alrededor de 50.

Los lobos mataron en Francia 6 mil 666 animales de granja, en su mayoría ovejas, en 2012; 5 mil 362, en 2011, y 4 mil 691, en 2010, según el Ministerio de Medio Ambiente. Alrededor de la mitad de los ataques se produjo en la zona sur de los Alpes, donde lobos italianos aparecieron por primera vez en Francia luego de más de 60 años de ausencia.

Los productores rurales dicen que las estadísticas subestiman la magnitud del problema porque las ovejas lastimadas suelen morir más tarde y las ovejas preñadas con frecuencia abortan como consecuencia del estrés.