Mundo

Líder rebelde sirio muere tras ataque aéreo en Damasco

Zahran Alloush murió tras un ataque aéreo, probablemente de aviones rusos, a un cuartel de su movimiento en Guta Oriental;
el líder rebelde fundó la Brigada del Islam junto a su padre y era ideológicamente contrario a Estado Islámico y al Qaeda,
Reuters
25 diciembre 2015 11:44 Última actualización 25 diciembre 2015 11:44
Siria

Unos 2 mil combatientes islamistas serían evacuados de áreas asediadas en manos de rebeldes en el sur de Damasco. (Reuters)

BEIRUT.- Zahran Alloush, líder de Jaysh al Islam, uno de los grupos insurgentes más poderosos en los suburbios de Damasco, murió durante un ataque aéreo contra el cuartel de su movimiento en Guta Oriental, reportó el ejército sirio, confirmando declaraciones previas de dos fuentes rebeldes.

Las fuentes dijeron que los cuarteles secretos del grupo, la facción rebelde más grande en el área con miles de combatientes, fueron blanco de lo que describieron como aviones rusos. La televisión estatal siria indicó que los restos de Alloush y de varios de sus asesores fueron enterrados bajo escombros.

Alloush, que anteriormente fundó la Brigada del Islam junto a su padre, un clérigo salafista sirio basado en Arabia Saudita, era ideológicamente contrario a Estado Islámico y al Qaeda, predicando una rama más moderada del Islam.

En tanto, unos 2 mil combatientes islamistas serían evacuados en breve de áreas asediadas en manos de rebeldes en el sur de Damasco en un acuerdo mediado por Naciones Unidas, dijo un canal de televisión de Hezbollah.

El grupo de milicianos incluye a combatientes de Estado Islámico y el Frente Nusra, una rama de al Qaeda en Siria. El canal Mannar TV, de la guerrilla libanesa, dijo que llegaron 18 autobuses para comenzar a transportar a los militantes y a mil 500 familiares desde áreas bajo control de EI y otros grupos. No estaba claro si los buses eran de la ONU o del Ejército sirio.

La capitulación rebelde se dio tras un sitio de varios años por parte del gobierno que restringió la llegada de ayuda humanitaria y alimentos. La medida condujo a la muerte por inanición de muchas personas, lo que Amnistía Internacional describió como crímenes de guerra.