Mundo

Legisladores piden a Obama atención a derechos en México

12 febrero 2014 5:21 Última actualización 26 abril 2013 9:34

 [AP] Lo exhortan a que la defensa de los derechos humanos sea "una parte clave" de la agenda con México. 


 
Agencias
 
 
WASHINGTON, DC.- Un grupo de 23 congresistas estadounidenses pidió al gobierno del presidente Barack Obama que dé prioridad a la defensa de los derechos humanos en la relación con México, una semana antes de que el mandatario viaje a nuestro país.
 
 
En una carta fechada el 23 de abril, divulgada hoy y dirigida al secretario del Departamento de Estado de la Unión Americana, John Kerry, los congresistas de ambos partidos expresan su preocupación por la "persistencia de graves violaciones de los derechos humanos en México".
 
 
Encabezados por James Moran, demócrata por Virginia, y Ted Poe, republicano por Texas, los legisladores instan a Obama a que la defensa de los derechos humanos sea "una parte clave" de la agenda con México, país al que el presidente estadounidense hará una visita oficial la próxima semana.
 
 
Durante el gobierno del expresidente Felipe Calderón (2006-2012), las denuncias recibidas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México se quintuplicaron al pasar de 534 en 2007 a 2,723 en 2012, subrayan los legisladores en la misiva.
 
 
"El principal obstáculo a la investigación efectiva y el procesamiento de violaciones de derechos humanos cometidos por soldados mexicanos ha sido la incapacidad de reformar el Código de Justicia Militar", explican.
 
 
El "uso generalizado de la tortura para obtener confesiones" también preocupa a los congresistas, que aseguran que la CNDH registró un aumento de 400% en las denuncias al respecto en los últimos 6 años.
 
 
También llaman la atención sobre el elevado número de desapariciones ocurridas en los últimos 6 años y cifrado en unas 26,000, destacan en la carta.
 
 
Los diputados federales subrayan el "compromiso" del presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien tras asumir el poder el pasado diciembre afirmó que el mayor reto del país es "lograr que los derechos humanos pasen del papel a la realidad".
 
 
De su lado, la secretaria adjunta de Estados Unidos para Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta S. Jacobson, rechazó, en Perú, que América Latina sea el "patio trasero" de Washington y definió a la región como "clave" para el gobierno de Obama.
 
 
"Latinoamérica es un vecino con el que la Unión Americana está muy vinculada, que tiene una economía emergente", indicó la funcionaria.
 
 
Sostuvo que la administración Obama "le toma mucha atención a Latinoamérica y considera a esta zona como estratégica para la competitividad de EU".
 
 
Jacobson destacó iniciativas de integración en la región, como la Alianza del Pacífico, formada por Perú, Chile, México y Colombia, y consideró que ese bloque es un modelo económico "pragmático y exitoso que funciona bien".