Mundo

Lasso impugnará elección presidencial de Ecuador

Con un 98.96% de los votos escrutados por el Consejo Nacional Electoral, el candidato por el movimiento socialista Alianza País, obtenía un 51.16% de los votos válidos, frente al 48.84% del opositor de Creando Oportunidades
AFP
03 abril 2017 7:15 Última actualización 03 abril 2017 9:11
Guillermo Lasso

Guillermo Lasso. (Reuters)

QUITO.- El socialista Lenín Moreno triunfó en la elección presidencial en Ecuador, pero el candidato opositor de derecha Guillermo Lasso denunció "pretensiones de fraude" en los resultados y anunció que los "impugnará".

La victoria del exvicepresidente del mandatario saliente Rafael Correa supone un espaldarazo a la golpeada izquierda latinoamericana y un respiro para el fundador de Wikileaks, Julian Assange.

Moreno agradeció los mensajes de felicitación de gobernantes de la región, donde países como Brasil, Argentina y Perú dieron un giro a la derecha.

"Gracias a los presidentes latinoamericanos por sus llamadas y mensajes de felicitación y afecto ¡Fortaleceremos nuestra integración!", escribió en su cuenta de Twitter Moreno, quien sufre una paraplejia por un disparo que recibió al ser asaltado en 1998.



Moreno tiene previsto este lunes hacer su primera visita al palacio de Carondelet, sede del gobierno nacional, como presidente electo. Ahí acompañará a Correa en el cambio de guardia de la escolta presidencial, una vistosa ceremonia castrense que se desarrolla en la Plaza de la Independencia, ubicada frente al palacio.

Con un 98.96 por ciento de los votos escrutados por el Consejo Nacional Electoral (CNE), el candidato por el movimiento socialista Alianza País (AP), obtenía un 51.16 por ciento de los votos válidos, frente al 48.84 por ciento del opositor de Creando Oportunidades (CREO). El organismo tiene 10 días de plazo para dar los resultados oficiales.

Tras el cierre de los colegios electorales, dos encuestadoras difundieron encuestas a boca de urna con resultados opuestos y ambos candidatos se adjudicaron la victoria, sembrando la incertidumbre en el país.

A medida que avanzaban los resultados oficiales parciales que le daban como perdedor por un estrecho margen, el exbanquero Lasso denunció "pretensiones de fraude" y anunció que los asesores legales de su candidatura "presentarán en el menor tiempo posible todas las objeciones" ante eventuales irregularidades en las elecciones.

El CNE amaneció con vallas y resguardo policial para mantener la seguridad, luego de que la noche del domingo simpatizantes de Lasso protestaron en la sede quiteña del organismo para exigir transparencia en el conteo.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, cuyo gobierno es muy cercano al correísmo, fue el primer líder internacional en felicitar a Moreno por "el triunfo de la revolución ciudadana".

"El triunfo de Alianza País marca la continuidad de los movimientos progresistas en América Latina, justo cuando la derecha regional arrecia sus ataques contra procesos soberanos como el que se vive en Venezuela", publicó de su lado el diario cubano Granma, del gobernante Partido Comunista de Cuba.

Desde Londres, donde está asilado en la embajada de Ecuador desde 2012, Assange, a quien Lasso amenazó con desalojarlo, celebró el triunfo de Moreno.

"Invito cordialmente al Señor Lasso que se retire del Ecuador en los próximos 30 días (con o sin sus millones offshore)", escribió en Twitter el provocativo australiano, en referencia a las acusaciones del correísmo de que Lasso tiene capitales en paraísos fiscales.

Moreno, cuya formación obtuvo una mayoría absoluta en la Asamblea Nacional en la primera vuelta del 19 de febrero, heredará un país dividido políticamente, golpeado por la prolongada caída del crudo, muy endeudado, con creciente desempleo y carísimo para el consumidor.

Además, deberá recuperar la confianza de la clase media.

"Moreno enfrentará dos retos: empezar su gobierno con un desgaste fuerte y con una situación económica de vacas flacas", explicó el politólogo Esteban Nicholls, de la Universidad Andina de Ecuador.

Walter Spurrier, presidente de la consultora Spurrier, explicó por su parte que Moreno se va a encontrar con un "problema fiscal muy importante", calculado entre el 5 y el 6 por ciento, consecuencia del disparado gasto público del gobierno.